Bon-chan, la tortuga gigante que pasea por las calles de Tokio y anima a los clientes de una funeraria

Su dueño pasea a la tortuga todos los días.
Su dueño pasea a la tortuga todos los días.
SUGOIMART / TIKTOK

Hisao Mitani dio la bienvenida a Bon-chan, una tortuga, hace más de veinte años, después de que su esposa se enamorase del reptil en una tienda de mascotas. Entonces, el animal era lo suficientemente pequeño como para ponerlo en la palma de la mano del hombre, pero, con el paso del tiempo, se ha convertido en una criatura enorme que no pasa desapercibida para los transeúntes de Tokio.

La tortuga gigante apareció en las redes por primera vez en el centro de atención hace unos años, cuando las fotografías de Mitani caminando junto a su compañera se hicieron virales en las redes sociales. Pero la fama les llegó cuando los fans compartieron un vídeo de los dos en TikTok.

En el clip se explica que Bon-chan comenzó a crecer rápidamente al cumplir diez años y ahora, a los 25 años, el animal pesa 70 kilos. En 2015, el hombre aseguró a AFP que "no pensó que Bon-chan sería tan grande" cuando su esposa lo llevó a casa por primera vez. 

En el vídeo, además, se ve que el reptil porta accesorios tanto en su cabeza como en su caparazón. Además, para mantenerlo abrigado en los meses de invierno, el animal cuenta con una chaqueta. En sus caminatas, Mitani suele parar en la puerta de una funeraria, cuyo propietario comentó: "Algunas personas pueden decir que es absurdo tener una tortuga tan grande en la entrada de una funeraria. Pero incluso en sus momentos de tristeza, la gente sonríe cuando lo ve, así que no creo que sea una mala idea tenerlo".

En Japón, las tortugas son símbolos de longevidad y, aunque Mitani, se ha ganado el apodo de 'el hombre tortuga inmortal' debido a su relación con Bon-chan, el hombre ha admitido que no podrá estar vivo siempre. "Escuché que este tipo de reptil vive durante unos 80 años, por lo que es seguro que me iré antes que él", comentó Mitani.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento