La 'influencer' con el ojo deformado por el bótox muestra la evolución de su mirada

La bloguera Whitney Buha, con los efectos del bótox en sus ojos.
La bloguera Whitney Buha, con los efectos del bótox en sus ojos.
Whitney Buha / INSTAGRAM

La bloguera e influencer estadounidense Whitney Buha ha mostrado en sus redes sociales lo que puede pasar cuando el bótox acaba por deformarte la cara en lugar de corregir pequeños defectos, algo que le pasó a ella por unas inyecciones en el lugar equivocado cerca de sus ojos. 

La historia comenzó hace unas tres semanas, después de que Buha se hiciera una inyección rutinaria de bótox para realzar su mirada. La autora del blog  Something Whitty aseguró que la persona que le inyectó colocó el bótox en el lugar equivocado, provocando que su ojo izquierdo se cerrara y su ojo derecho se abriera más. 

"Esto es tan vergonzoso... realmente no me apetece mostrar esto, pero todos decís '¿podemos verlo?'. Porque muchos de ustedes usáis bótox y no sabíais que esto era posible. Yo tampoco sabía que esto era posible", decía la bloguera antes de mostrar la diferencia entre sus ojos. 

"He superado lo peor", decía la joven. "Ahora siento que mi ojo izquierdo es casi normal. Mi ojo derecho todavía es un poco demasiado grande, pero se ve mucho menos blanco, eso es seguro", reconocía esperando que "durante las próximas semanas siga mejorando un poco cada día". 

Parchear su ojo derecho, aplicar calor y vibraciones en el ojo izquierdo y gotas para los ojos recetadas, acupuntura y ejercicios de rehabilitación son ahora su rutina para reparar la diferencia entre los ojos. 

Buha se ha tomado con el mejor humor posible estos efectos que supuestamente son temporales y ha hecho varios vídeos bromeando sobre el tema, además de volcarse con la labor didáctica. 

"Después de considerarlo un poco, decidí compartir mi historia porque me di cuenta de que pocas personas sabían que la ptosis palpebral podría ser un efecto secundario del bótox, incluido yo misma antes de todo esto", dice en sus publicaciones. 

"Sentí que era una oportunidad para educar a otros y mostrarles cómo son estos posibles efectos secundarios", continuó. "Después de que comencé a abrirme, recibí tantos mensajes de personas que habían pasado por algo similar o que no tenían ni idea de que esto podría suceder", explicaba. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento