Esquilan a una oveja rescatada después de cinco años y obtienen un vellón de lana de 35 kilos

Esta oveja fue rescatada en Australia por una asociación protectora de animales abandonados. Sus salvadores comprobaron que su pesado abrigo era de pura lana de oveja y que al pobre animal no le habían esquilado en cinco años. Fue una tarea complicada pero finalmente lo consiguieron y el vellón resultante pesaba nada menos que 35 kilos. Baarack, que fue como la llamaron, tuvo alguna vez un dueño ya que tenía marcadas las orejas, pero nada más se sabe de su historia, excepto que fue encontrada enferma, casi sin movilidad y sin poder ver a causa del manto de lana que cubría sus ojos. Ahora Baarack se ha quitado un buen peso de encima y se integra feliz en esta nueva vida social.
Esta oveja fue rescatada en Australia por una asociación protectora de animales abandonados. Sus salvadores comprobaron que su pesado abrigo era de pura lana de oveja y que al pobre animal no le habían esquilado en cinco años. Fue una tarea complicada pero finalmente lo consiguieron y el vellón resultante pesaba nada menos que 35 kilos. Baarack, que fue como la llamaron, tuvo alguna vez un dueño ya que tenía marcadas las orejas, pero nada más se sabe de su historia, excepto que fue encontrada enferma, casi sin movilidad y sin poder ver a causa del manto de lana que cubría sus ojos. Ahora Baarack se ha quitado un buen peso de encima y se integra feliz en esta nueva vida social.
Esta oveja fue rescatada en Australia.
AGENCIA ATLAS

Si bien los rescates de animales roban el corazón de cualquiera, esta historia de una oveja abandonada es de lo más inusual. El nombre que le pusieron sus rescatadores es Baarack y fue encontrada en Australia por una asociación protectora de animales abandonados. 

Su característica más llamativa era el manto de lana que cubría su cuerpo, y es que al animal no le habían esquilado desde hace cinco años. También se descubrió que Baarack tuvo alguna vez un dueño ya que tenía marcadas las orejas

Además fue encontrada enferma, casi sin movilidad y sin poder ver a causa del manto de lana que le cubría los ojos. Los rescatadores consiguieron retirarle toda la lana, aunque no fue una tarea fácil.

Al acabar, el vellón pesaba nada menos que 35 kilos. Ahora Baarack se ha quitado un buen peso de encima y se integra feliz en una nueva vida social gracias a la asociación. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento