Crea tus propios instrumentos musicales para disfrutar en familia

La música hace volar la imaginación de mayores y pequeños.
La música hace volar la imaginación de mayores y pequeños.
Freepik

La música es alegría, es diversión y es cultura; una forma de mostrar los sentimientos. Desde pequeños, a lo niños se les inculca la pasión por este arte, enseñándoles bonitas melodías e invitándoles a tocar algún instrumento con sus compañeros de colegio. Durante muchos años, la flauta fue uno de los más utilizados, pero las posibilidades son casi infinitas. Crear ritmos e inventar canciones puede ser una manera maravillosa de pasar la tarde en familia. Pero, ¿por qué no también crear los instrumentos con los que dar rienda suelta a esa imaginación musical?

Flauta de pan

Los antiguos griegos ya tocaban este bonito instrumento de viento formado por tubos huecos por los que soplar para tocar distintas notas musicales. Con ocho pajas de plástico duro y un poco de cinta aislante se puede crear una fantástica flauta de pan casera. Solo hay que cortar las pajitas a diferentes alturas y unirlas según tamaño con la cinta. Si se quiere crear una escala, la paja más larga deberá tener 18 cm y la más corta nueve. Por supuesto, se puede decorar al gusto.

Maracas

Dos botellas pequeñas con una buena cantidad de granos de arroz dentro serán suficientes para crear ritmos alucinantes. Si se quiere preservar el secreto, se puede pintar por completo el exterior de la botella de forma que no se sepa lo que hay en su interior. También se pueden decorar las maracas con pegatinas o papeles de colores.

Xilófono de agua

Una opción original y divertida es crear un xilófono de agua. Se necesitan varios vasos de cristal, que se llenarán con distintas cantidades de agua. Para hacerlo más vistoso, se puede añadir colorante alimentario a los vasos, haciendo que cada uno tenga agua de un color diferente. Con una cuchara metálica se irán golpeando los vasos, que sonarán de forma distinta.

Tambor de bolas

Para crear este instrumento se necesitará una caja de quesitos vacía, un palo, dos bolas de madera para hacer collares, un hilo de lana y papel decorativo. En primer lugar, habrá que atravesar uno de los laterales de la caja con el palo, pegándolo por dentro en el otro lateral. Quedará como una especie de piruleta con el palo atravesado por la mitad. Después, habrá que hacer dos agujeros en los otros dos laterales (de forma perpendicular al palo) e introducir el hilo, que pasará de extremo a extremo, dejando dos buenas puntas en el exterior. Es necesario atarlo, a su paso, al palo. En ambos extremos del hilo se colocarán las bolas de madera. Solo quedará decorar la caja y comenzar a girar el palo para que las bolas golpeen la caja.

Guitarra

Para ser un auténtico roquero solo hace falta una caja de zapatos, cuatro gomas elásticas, dos clips, un rollo de papel de cocina y dos palos de helado. En primer lugar, hay que cortar un círculo en la mitad inferior de la tapa de la caja. Después, se cortan las gomas y se atan al clip, que se pega por dentro a la caja, varios centímetros por encima del círculo. Con ayuda de un punzón, se hacen cuatro agujeros debajo del clip y otros cuatro debajo del círculo. Las gomas pasarán por los primeros, se tensarán y se meterán por los segundos, haciendo un pequeño nudo por dentro de la caja para que no se salgan. A continuación, se pegará el rollo de cocina en el lateral de la caja, a modo de mástil y los palos de helado en la parte superior, como si fueran las clavijas. ¡Y a tocar!

¿Quieres recibir todas nuestras propuestas de planes para hacer con niños? Apúntate y te enviaremos nuestra newsletter.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento