Una joven cuenta los problemas que tuvo por ligarse las trompas a los 22 años: "No quiero tener hijos, ni ahora ni nunca"

  • "Mi novio ya lo sabía antes de conocerme, no fue ninguna sorpresa. Es una decisión mía", explica Ailín Cubelo Navas.
  • "Si tienes útero, tienes que parir, es tu destino", dice la argentina y añade que ser madre no es natural, es cultural.
  • "El ginecólogo me pidió un informe psicológico, una nota reafirmando que estoy en mis cabales", asegura.
Ailín Cubelo, una joven de 22 años que se ha ligado las trompas..
Ailín Cubelo, una joven de 22 años que se ha ligado las trompas..
INFOBAE / YOUTUBE

"A algunas personas el deseo de ser madres les es natural, para mí era natural no serlo", sostiene Ailín Cubelo Naval, una argentina de 22 años que se ligó las trompas de Falopio a pesar de no haber tenido hijos nunca.

El concepto de la, por así decirlo, maternidad obligatoria o el hecho de ser madre como objetivo de toda mujer hace años que quedó atrás. Y así lo piensa esta joven que rememora sus primeras conversaciones sobre ello en primaria: "Pensar que éramos niñas de 8 o 9 años pensando en tener hijos... Está mal".

"Recuerdo esas conversaciones y yo siempre decía 'Yo quiero cuando tenga más de 30' o 'Yo quiero uno solo'. Creo que en mi interior no me daba cuenta de que quizá no quería ser madre, sino que me excusaba", explica a Infobae.

Cubelo, quien actualmente estudia Ciencias Políticas, explica que llevaba pensándolo durante los últimos dos años, y las frases que más oía eran "Cuando seas viejo, ¿quién te va a cuidar?", "¿A quién le vas a dejar tu legado?" o "¿Qué pasará cuando encuentres a la persona ideal?". Pero ella ya tiene pareja, y asegura que no le importa: "Mi novio ya lo sabía antes de conocerme, así que no fue ninguna sorpresa. Fue chocante pero es una decisión mía".

"Ser madre no es natural, es cultural"

"Me ligué las trompas porque no quiero tener hijos, ni ahora ni nunca", sentencia Ailín Cubelo. Y es que la joven alude a la imagen recurrente de niños jugando con pelotas y niñas con carritos de bebé, por lo que cree "que el mandato de maternidad no es algo natural, es muy cultural".

"Hay muchas personas que nunca se cuestionaron el tema de ser o no ser padres, siguieron un caminito: las mujeres se tienen que reproducir para la mayor parte del mundo. O sea, si tienes útero, tienes que parir, es tu destino", añade.

Problemas con el ginecólogo por su edad

Este método anticonceptivo quirúrgico suele ser más frecuente en mujeres que ya han sido madres o que tuvieron algunos problemas relacionados, por lo que cuando Ailín tenía 21 años y acudió al ginecólogo con la idea de ligarse las trompas, él intentó cambiar sus pensamientos.

"Me hizo volver en seis o siete meses porque me veía muy pequeña, quería que lo pensase mejor... Y bueno, me pidió un informe psicológico, como una nota de mi psicóloga reafirmando que estoy en mis cabales", explica a Infobae. La ligadura de trompas desde los 16 años "es totalmente legal. La ley explica que no te pueden pedir un informe psicológico".

"Volví y me dijo 'No, no te puedo ayudar'. ¿Qué le importa? ¿Qué es lo malo de no querer tener hijos?", se pregunta. Finalmente, la argentina llegó a la ginecóloga que la terminó operando y en ningún momento le cuestionó ni le puso ningún problema.

"No soy un bicho raro"

"Me estoy encontrado con muchas personas que comentan en los grupos 'si yo hubiera tenido esta información cuando era joven, no habría tenido hijos'. La maternidad no debería ser una imposición social", pide Ailín. "Yo no juzgo a quienes eligieron ser madres, no voy por la calle diciendo 'ay, esta cómo se fastidió la vida'".

"Creo que es hora de terminar con los juicios a las personas que no queremos reproducirnos. No somos bichos raros, somos un montón de gente que, el día de mañana, no nos vamos a lamentar por no haber hecho con nuestras vidas lo que queríamos", concluye.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento