El Monstruo del Espagueti Volador no entra en el panteón: la AN rechaza a la Iglesia Pastafari como entidad religiosa

Pastafarismo.
Pastafarismo.
GTRES

Declararse como una iglesia es una tarea bastante compleja en España. Después de muchos intentos, la Sala de lo Contencioso de la Audiencia Nacional ha denegado, de nuevo, la inscripción de laIglesia Pastafari en el Registro de Entidades Religiosas.

El recurso fue presentado por un particular en respuesta al rechazo del Director General de Cooperación Jurídica Internacional y Relaciones con las Confesiones del Ministerio de Justicia de inscribir a la Iglesia Pastafari en el citado registro.

El tribunal ha señalado que, entre 2010 y 2016, se recibieron otras cinco solicitudes presentadas por distintas personas en las que la congregación aparecía con el nombre de 'Iglesia del Monstruo del Espagueti Volador' o 'Legionarios de Monesvol'.

La sentencia incluye algunos de los preceptos de la entidad como la oración principal al Monesvol, que dicta: "Oh Tallarines que están en los cielos gourmets. Santificada sea tu harina. Vengan a nosotros tus nutrientes. Hágase su voluntad en la Tierra como en los platos. Danos hoy nuestras albóndigas de cada día y perdona por nuestras gulas, así como nosotros perdonamos a los que no te comen. No nos dejes caer en la tentación (de no alimentarnos de ti) y líbranos del hambre... Ramén".

Otra norma recogida por la Iglesia Pastafari expone: "El dios más poderoso, grande y perfecto es el Monstruo del Espagueti Volador, también referido como Monesvol o MEV. Él es invisible e indetectable, creador del Universo después de una borrachera, lo cual explica las imperfecciones de este mundo".

"Los pastafaris devotos deben vestir completamente con atuendo pirata y gritar '¡Arrrgh!' siempre que les sea posible (...). Cuando esta vestimenta no sea viable, el fiel pastafari procurará vestir la prenda religiosa de cabeza consistente en un colador", expone otro artículo.

Al igual que al buen cristiano le espera el cielo, al buen pastafari le espera el Cielo Pastafari, "que tiene volcanes de cerveza hasta donde alcanza la vista y una fábrica de bailarines y/o bailarinas de striptease". Como castigo, al pastafari que no se porte tan bien le esperan, también, los volcanes pero "la cerveza estará caliente y sin gas y los bailarines y bailarinas de striptease sufren enfermedades venéreas".

Además, al igual que el cuerpo y la sangre de Cristo son las hostias y el vino, respectivamente, en el caso del Pastafarismo, "la pasta con albóndigas y la cerveza son los elementos que forman el cuerpo del creador y son, por tanto, un alimento ideal y de fácil preparación".

Tras la lectura de estos estatutos, la Sala ha concluido que la Iglesia Pastafari no es una entidad religiosa puesto que "una religión, es entendida como un conjunto de dogmas sobre la divinidad, de sentimientos de veneración y de normas morales y de prácticas rituales basada en creencias profundas, serias y trascendentes". 

Los magistrados exponen que el movimiento Pastafari comenzó en el año 2005 como protesta por las decisiones educativas del Estado de Kansas por lo que su finalidad sería "respetable como asociación, pero no puede pretenderse que se trata de una religión" ya que en "su credo, estatutos y mandamientos no se aprecia en absoluto finalidad religiosa".

Por ello, la Sala ha rechazado el argumento del recurso puesto que nadie les impide asociarse, reunirse, expresarse o realizar cualquier tipo de actividad privada y, por tanto, podrían inscribirse en el Registro de Asociaciones, pero no en el de Entidades Religiosas.

La resolución añade que el hecho de que el pastafarismo fuera creado como parodia crítica a las decisiones del Estado de Kansas supone un hecho histórico que "permite confirmar la posición sustentada por la resolución recurrida". Concluye, además, que no se ha vulnerado la libertad religiosa. Además, la sentencia impone que los recurrentes deben correr con los gastos del proceso.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento