Por qué no deberías dar de comer a los animales salvajes, y no solo porque sea peligroso

Imagen ilustrativa de dos osos.
Imagen ilustrativa de dos osos.
UNSPLASH

Últimamente no dejan de ser noticia los encuentros de animales salvajes con personas. Ayer se hizo viral un vídeo de una familia que preparaba un sándwich de crema de cacahuete a un oso negro que se había acercado hasta la mesa donde estaban, y lo trataban como si fuese el perro de la familia.

Aunque a muchas personas les pareció una escena muy cómica, algunos vieron la temeridad de la imagen por ser un animal salvaje e impredecible, ya que lo que empezó como una broma pudo haber terminado muy mal.

Una familia alimenta a un oso negro que se acercó a donde estaban ellos.

Este vídeo ha desencadenado un debate acerca de la imprudencia a la hora de aproximarse a un animal salvaje y alimentarlo, sin tener en cuenta las consecuencias que esto puede desencadenar.

Según Agustín López, director de biología de Zoo Aquarium de Madrid, alimentar a un animal salvaje no es nada recomendable tanto por razones evidentes de seguridad, como por el bien de los animales: "Con los animales salvajes se debe intentar, en la medida de lo posible, no interferir en sus vidas. Lo contrario da lugar a innumerables problemas y accidentes".

A pesar de lo que pueda parecer, más allá de lo peligroso que pueda ser para los humanos el acercarnos a un animal salvaje para darles de comer porque nos parezcan adorables, hay otros problemas que no solemos tener el cuenta, como el impacto que puede causar esto en el animal.

"Los animales tienen que ser independientes autosuficientes y tener una dieta natural equilibrada que, en el caso de los zoos, está controlada y supervisada por veterinarios y cuidadores. Por supuesto, la comida que les da la gente en nada se parece a su dieta habitual, con graves consecuencias para los animales. Se debe evitar en todo momento interactuar con animales salvajes tanto por seguridad como evitar interferir en su dieta", comenta Agustín López.

Alterar su dieta puede desencadenar en problemas de salud para los animales, afectando a su sistema digestivo y pudiendo desarrollar distintas enfermedades. Una práctica muy común y muy dañina es alimentar a los patos de parques y estanques con pan.

Según indica National Geographic, el pan blanco no tiene ningún tipo de valor nutricional, pero les gusta tanto que irán a comérselo y luego no se alimentarán con su comida, pudiendo causar desnutrición y otro tipo de enfermedades asociadas.

Además, la dependencia que puede generar el animal con los humanos en cuanto a la alimentación provocará que no busque comida por su cuenta y "acosen" a cualquier persona que vean para comer, pudiendo ponerse agresivos si no consiguen lo que quieren.

Finalmente, Agustín López nos recomienda que si queremos estar en contacto con los animales salvajes de una forma segura, lo mejor es acudir a espacios pensados para ello: "Si se quieren conocer especies animales salvajes de cerca, lo mejor es acudir a los Zoológicos actuales. Con medidas de seguridad e instalaciones pensadas para poder observarlos de cerca, respetando su intimidad y costumbres".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento