Ikea avisa de que sus camas de muñecas no son para gatos, pero algunos dueños de estos animales no opinan igual

Un gato durmiendo sobre una cama de juguete de Ikea.
Un gato durmiendo sobre una cama de juguete de Ikea.
RISNIWULANSARI / INSTAGRAM

En el suelo, sobre la mesa, en una silla o encima de sus dueños, muchos son los lugares donde los gatos se duermen. Parece que, en ese aspecto, las mascotas se conforman con menos que los humanos y no necesitan un buen colchón. Por eso, las camas para muñecas no son mala opción para dormir, al contrario de lo que opina Ikea.

Muchas personas han estado compartiendo fotos de sus felinos durmiendo sobre estas camas de juguete, y las imágenes no solo son adorables, sino que también se ve a los animales muy felices y a gusto.

Pero, según declaró Ikea a Unilad, estos muebles no se hicieron pensando en los gatos: "Las camas para muñecas Duktig están diseñadas para jugar. No recomendamos que se use de ninguna manera que no sea la prevista".

Aun así, la japonesa Ryoko Komine no está muy de acuerdo, pues sus tres gatos Duke, Coco y Mini se peleaban por uno de estos muebles de juguete que tenía y tuvo que comprar más para que cada gato tuviera su cama propia. De hecho, las clavó en la pared separadas porque al principio las ponía juntas y uno de los felinos, pensando que era una cama gigante, ocupaba las tres.

Lo que está claro es que los gatos disfrutan con este tipo de cosas, ya sea porque lo toman como un juguete o porque les parece una cama genial. Se pueden seguir las indicaciones de la compañía sueca y elegir una cama para felinos, o seguir comprando este mueble de muñecas si es lo que hace feliz a la mascota.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento