Raquel y Noemí Salazar chillan aterradas por un bogavante que escapó por su cocina

Uno de los momentos del directo de Raquel Salazar con el bogavante.
Uno de los momentos del directo de Raquel Salazar con el bogavante.
Raquel Salazar / Instagram

La televisiva Raquel Salazar, una de las protagonista del reality Los Gipsy Kings sufrió un incidente entre angustioso y desternillante después de lo que parecía un hecho feliz: una empresa de marisco le había enviado un completo pack de marisco. 

Tal y como se recoge en sus stories, la mujer abrió su obsequio y comenzó a describir el contenido... hasta que reparó en que el enorme bogavante que incluia estaba vivo. "¡¡Ay, que se está moviendo, que se mueve, que yo pensaba que estaba muerto!!", gritaba. 

Poco a poco el tono de Salazar va en aumento, según crece su pánico al animal, que lleva las pinzas atadas con las preceptivas gomas. "¿Cómo hago yo ahora, Dios mío? Que no puedo pedir ayuda a nadie, ni a los vecinos ni a nadie", se lamentaba. 

Al poco el animal escapaba de la caja de corcho y comenzaba a pasearse por la encimera de la cocina, ante los chillidos histéricos de la dueña de la casa. En ese momento, con todos sus fans muertos de la risa, se unía al directo de Instagram su hija Noemí, que, lejos de tranquilizarla, se sumaba al griterío. 

"Mira si es listo... se hace el muerto, pero en el momento en el que le haces así... se posee. Me ha salido chulo", decía Raquel Salazar. 

"Tiene el culo de las Kardashian", decía la colaboradora televisiva, que poco después le confesaba a su amiga Amor Romeira que no tenía intención de comerse al bogavante, porque tras "pelearse con él toda la tarde" era "como de la familia". 

El animal acabó por caer en una olla que la propia Salazar había puesto en el suelo. "No le puedo meter fuego hasta que esté fallecido, me da fatiga", aseguraba en sus stories. Se desconoce la suerte final del animal. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento