Hoy toca educación física en el salón

Daniel estudia todos los días en su cuarto, donde cuenta con todo lo necesario.
Daniel estudia todos los días en su cuarto, donde cuenta con todo lo necesario.
A.E.P

A primera hora de la mañana, después de haber disfrutado de un rico y saludable desayuno, Daniel enciende el ordenador para repasar la lista de deberes que tiene que hacer hoy. Sus profesores de 3º de primaria le mandan a finales de semana los temas que hay que desarrollar y el resto de días complementan esta información con ejercicios más divertidos, en los que abundan los juegos de adivinanzas y la música, mucha música y baile.

Durante el tiempo que lleva sin salir a la calle, su habitación se ha convertido en su aula, pero no solo su cuarto, también el resto de la casa se ha transformado en un práctico y funcional colegio, donde no falta de nada. Una distribución muy bien pensada para que Daniel aprenda y disfrute también, porque si algo tienen muy claro los docentes es que "el aula es una pieza clave en la actividad educativa y todos los espacios que utilizamos están muy pensados, estructurados y organizados para adaptarnos a las nuevas metodologías educativas", indica Beatriz Revuelto, profesora de primaria.

"El aula es una pieza clave en la actividad educativa"

Los niños pasan muchas horas al día en el colegio, un espacio donde se relacionan con los demás, de ahí la importancia de convertir esas cuatro paredes en un instrumento que sea para ellos y para los docentes un medio para lograr un correcto aprendizaje. "Tiene que ser un espacio acogedor, agradable, dinámico, estimulante y, sobre todo, muy versátil", matiza Beatriz Revuelto.

Y versatilidad es lo que nosotros vamos a recomendaros en este artículo con el fin de transformar vuestro hogar en una divertida clase. Es cierto que los pisos no son colegios, porque no tienen ni tanto espacio ni tantos medios, pero siguiendo esta serie de recomendaciones, vuestra casa se convertirá, de lunes a vienes, en el mejor lugar para que un niño de primaria pueda seguir aprendiendo y divirtiéndose mientras lo hace.

El aula principal será su habitación, que tendrá que ser lo más luminosa posible, y donde seguro que cuenta con una mesa y un sillón acorde para poder desempeñar sus tareas de forma cómoda, ya que la posición de su cuerpo es muy importante para evitar luego molestias en la zona lumbar sobre todo. En este cuarto contará con todos los materiales que necesite: estuche, pinturas, libros, libretas, folios y cuadernos.

Con el fin de que este espacio se asemeje lo más posible a su clase, los expertos recomiendan que "se cuelguen en las paredes algunos dibujos o manualidades y, si es posible, también se coloque una pizarra donde la familia les apunte los contenidos más complicados o incluso las tareas diarias", apunta.

El patio, tanto para disfrutar del recreo como para realizar educación física,lo podríamos trasladar al salón de la casa, dónde se puede una caja con distintos materiales para jugar. "En el caso de que se disponga de una terraza o jardín, el recreo se haría allí, porque es muy importante que los niños reciban luz natural, cuantas más horas sea posible, a lo largo del día", matiza.

"Es muy importante que los niños reciban luz natural"

Si el piso cuenta con un pequeño salón adicional o despacho, allí iría el aula de música, donde se colocarán los instrumentos que haya por casa: una flauta, una pandereta....Y si no fuera así, se puede hacer la actividad en su cuarto, o incluso en el salón siempre y cuando no se moleste al resto de la familia, sobre todo en el caso de que teletrabajen.

Y, aunque en la mayoría de los colegios no hay laboratorio para estas edades, en esta aula doméstica podemos utilizar la cocina para hacer pequeños inventos caseros, y que los niños desarrollen otras capacidades con ayuda de su familia, sus fieles compañeros en estos días.

Con su apoyo seguro que los chicos no echarán tanto de menos a sus profesores y a sus compañeros de clase. "Es importante que los niños sigan una serie de rutinas diarias, que hagan los deberes a la misma hora, siguiendo en lo posible el calendario escolar y, sobre todo, que perciban cada espacio como áreas individuales, para que así al hacer las tareas se centren más y presten más atención", concluye Beatriz Revuelto.

CÓMO CONVERTIR TU HOGAR EN UN AULA DE PRIMARIA

Daniel juega al fútbol en casa.
Daniel juega al fútbol en casa.
A.E.P
  • Acogedor. La estancia principal donde estudie tiene que ser un lugar donde los niños se encuentren a gusto, con luz natural y pocos elementos de distracción a su alrededor.
  • Funcional. La habitación que hará las veces de clase debe ser muy funcional. Con el mobiliario adecuado y todos los materiales necesarios a su alcance.
  • Versátil. En el caso de que el piso sea pequeño, esta misma habitación deberá adaptarse a las diferentes asignaturas diarias, música, matemáticas, lengua, psicomotricidad. Hay que intentar que el espacio esté lo más recogido posible.
  • Un toque de color. En clase, las paredes están llenas de mensajes, dibujos, trabajos comunitarios. Deja que los más pequeños decoren su habitación con los trabajos y manualidades que les hayan encargado estos días. Disfrutarán mucho decorándola ellos.

Si quieres seguir recibiendo noticias como esta, no dejes de suscribirte a nuestra newsletter de planes para niñosen casa.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento