Seis restaurantes que tienes que probar este otoño en Barcelona: de Dabiz Muñoz a comida India

La Textil, uno de los restaurantes del momento en Barcelona.
La Textil, uno de los restaurantes del momento en Barcelona.
Lenka Selinger

Con la Navidad acechando, llegamos derrapando a nuestras recomendaciones otoñales para quienes anden por Barcelona. Pero teniendo en cuenta el puente de diciembre y las reuniones pre-navideñas con amigos seguro que ocasiones no faltan para descubrir alguno de esta media docena de restaurantes que os proponemos.

De apertura más o menos reciente, los hay para todos los gustos y bolsillos. Desde una terraza que en Barcelona es practicable todo el año, hasta el restaurantes de un hotel de lujo que nos ha sorprendido muy gratamente.

El Japonés Escondido

Alguno de los platos de la carta.
Alguno de los platos de la carta.
El Japonés Escondido.

El Japonés del Grupo Tragaluz es un viejo conocido de la ciudad. Bonito local, precios moderados en una zona donde no se estila y una cocina japonesa solvente y apta para todos los públicos. Ahora la misma casa abre El Japonés Escondido (Calle Llauder, 1) en el barrio del Born.

En realidad no es que esté muy escondido y, sobre todo, no es ningún secreto porque en las últimas semanas se ha convertido en una de esas aperturas celebradas. No hace falta inventar nada, solo hacer las cosas ricas, bonitas y sin pasarse de frenada con el ticket. Y eso es exactamente lo que ocurre aquí.

Hay sushi más que correcto (el de anguila merece mucho la pena), pero nos parecen más interesantes otras opciones de la carta, donde la robata (una pequeña barbacoa japonesa) manda. Sensacional la costilla ibérica con sukiyaki, el bol de arroz con ternera o las tsukuna (albóndigas) de pollo. 

Casa Luz

Cuesta decidir si es más bonita la terraza o el interior.
Cuesta decidir si es más bonita la terraza o el interior.
Casa Luz

La cocina de Tomàs Abellan en el bar Alegría ha conseguido hacerse un hueco en el mapa gastronómico de la ciudad. Desde el verano, en Casa Luz (Ronda de la Universitat, 1) se aplica y amplía esta misma filosofía desde una de las terrazas más bonitas de la ciudad: la del hotel Sander Casa Luz en plena Plaza Universitat.

Aunque el clima de la ciudad hace que las terrazas sean perfectamente utilizables todo el año, la verdad que el interior también resulta especialmente agradable. Para desayunar, hacer el vermut, comer o cenar. El amplio horario y, ojo, el 'brunch' de fin de semana son parte de sus encantos.

Se trabaja muy bien la brasa con los pescados y no faltan clásicos como la tortilla trufada. Recomendable dejar sitio para el postre, porque su tarta de queso merece mucho la pena.

Bar Bar

Butter chicke, uno de los mejores de la ciudad.
Butter chicken, uno de los mejores de la ciudad.
Alex Froloff

Un indio auténtico en el sentido más londinense de la idea. ¿Se entiende? Tranquilos, porque al entrar en Bar Bar (Aribau, 146) todo queda claro. Al frente del proyecto está el chef londinense y originario de Mumbai, Nikhil Mahale que con una carta bastante amplia se ha propuesto recorrer las diferentes regiones de la India, con algún que otro guiño en las presentaciones a la alta cocina en la que Mahale ha trabajado.

De ambiente animado y bullicioso, aquí se reivindica cierta fidelidad al especiado original de las recetas. Nada de rebajar intensidad para no asustar al paladar occidental aunque, tranquilos, hay vida más allá de esos platos muy picantes que todos conocemos.

Para este viaje por la india lo mejor es dejarse asesorar por el equipo del restaurante, aunque hay que probar sí o sí el butter chicken, posiblemente de los mejores que hemos probado nunca.

De precio contenido, entre semana ofrece menú de mediodía a partir de 10 euros. Ofrecen también una carta de cócteles, que puede resultar interesante para combinar con los platos.

La Textil

Carnes y también pescados a la brasa son claves en La Textil.
Carnes y también pescados a la brasa son claves en La Textil.
Lenka Selinger

¿Un local espectacular dedicado al mundo de la cerveza artesana o un restaurante gastronómico? En La Textil (Caspe, 33B) no hay que elegir, porque ambas propuestas conviven en una de las aperturas más sonadas de este otoño en la ciudad.

Ubicado en un antiguo almacén, este espacio multidisciplinar cuenta con dos zonas. A la entrada una enorme barra con tiradores de cervezas y una carta de platos más informales. Esta zona y las terrazas también están pensadas para tomar algo, desayunar o hacer un brunch el fin de semana.

Al fondo, Pablo Lagrange, finalista del concurso San Pellegrino Young Chef España y Portugal 2018, se ocupa de la parte más gastronómica, con una barra alrededor de la cocina en la que, de nuevo, el fuego es protagonista. 

Platos como las mollejas de ternera con agua de berenjena quemada, una excelente lubina pasada por la brasa, o la sencillez bien ejecutada de una col a la brasa que se puede pedir de acompañamiento son una muestra del potencial de esta cocina de raíces argentinas y cierta mirada nórdica entre vegetales y encurtidos.

Mood (Hotel The One)

Homenaje a los clásicos de la cocina catalana.
Homenaje a los clásicos de la cocina catalana.
The One

La terraza de un hotel de lujo no suele ser el lugar en el que uno piensa para tener una gran experiencia en la mesa. Las vistas, el servicio y unos platos correctos es lo habitual y lo esperable. 

Así que ha sido una grata sorpresa descubrir que el cocinero Miguel Muñoz se ha tomado muy en serio la carta de otoño the Mood Rooftop Bar, la terraza del hotel The One (Provença, 277).

El chef de El Somni -el restaurante gastronómico del hotel- apuesta por recetas tan tradicionales como una escudella, una xatonada, unos excelentes caracoles a la llauna, o canelones en un carta donde las tapas conviven con esta cocina catalana ejecutada de forma impecable. Todo en una terraza de lujo en pleno corazón del Eixample.

El Goxo

Daviz Muñoz ya tiene restaurante en Barcelona.
Daviz Muñoz ya tiene restaurante en Barcelona.
El Goxo

Dabiz Muñoz se desvirtualiza en Barcelona con El Goxo, el restaurante abierto en el hotel NH Constanza (Déu i Mata, 69-98) y que pone silla y mesas a los platos de su delivery Goxo que tan buena acogida ha tenido en la ciudad.

La propuesta y la filosofía son la misma, con un ambiente muy desenfadado, sin posibilidad de reservas -la cola y la espera es parte de la experiencia, dicen algunos- y donde la cocina del madrileño pone un pie más en Barcelona. ¿La antesala de un StreetXO? 

Puede ser, pero lo que hay que tener claro es que El Goxo es simplemente la versión en local físico de la carta y los excelentes platos (cocido Hong Kong, Lasaña Mumbai...) de su servicio de comida a domicilio. Es verdad, eso sí, que aquí la coctelería parece lucir especialmente y reclamar un protagonismo que es más complicado cuando se pide desde casa. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento