Logo del sitio

El restaurante Mugaritz responde a las críticas por su plato con un embrión humano simulado: "No está en el menú"

El plato con un embrión humano simulado.
El plato con un embrión humano simulado.
Restaurante Mugaritz.

Ante las críticas recibidas por un plato que reproducía un embrión humano de tres meses en una comida privada celebrada en Madrid, el restaurante Mugaritz, con dos estrellas Michelin en Rentería (Guipúzcoa), ha recordado que "nunca ha formado ni formará parte" de su propuesta gastronómica.

En un comunicado difundido este martes por redes sociales y recogido por Efe, detallan desde el restaurante de Andoni Luis Aduriz que se trata de "un concepto que forma parte de la colección de platos tabú de Mugaritz que se utilizan como ejercicio interno para explorar los límites de la contradicción humana y no como parte del menú degustación en ninguna de las temporadas".

El texto se hace público después de que, además de reacciones a favor y en contra del plato en redes sociales, la asociación antiabortista Instituto de Política Social haya anunciado este martes que llevará a Aduriz a los tribunales "por incitar al odio" si en 24 horas no pide perdón y lo retira de la carta.

"El plato solo se ha mostrado en pequeños encuentros"

Según el restaurante, durante seis meses al año su departamento de creatividad trabaja en el diseño de los platos que conformarán el menú de la siguiente temporada, pero no todos llegan a servirse.

Por ello, desde su creación en 2015, este embrión simulado "solo se ha mostrado en pequeños encuentros que permitían generar un contexto de diálogo y reflexión, tales como seminarios universitarios, eventos privados u otros foros", como ocurrió en Madrid, donde fue invitado a ofrecer su versión del cocido en un restaurante en una comida privada.

De hecho, añaden, el plato se llama Origen y, cuando fue creado hace siete años era un molde de gominola hecho de pasta de habas y achiote (una especia) con caldo de jamón y habas.

El que sirvió en la capital estaba elaborado de caldo de garbanzo con jugo de avellanas y caviar en su personal versión del cocido en la que las carnes estaban liofilizadas y dispuestas sobre una crema emulsionada con grasa de pollo y las verduras cocinadas durante tres días a 90 grados.

Desde Mugaritz lamentan "profundamente" que se hayan difundido "por terceros informaciones no contrastadas e imágenes" que han podido "herir sensibilidades" porque "con ninguna de sus creaciones y bajo ningún pretexto persigue ese fin".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento