Casa Perico vs. La Casona: el origen y los ingredientes de la salsa brava original

Las patatas bravas son uno de los platos más populares de la gastronomía patria, y conseguir la auténtica salsa brava es todo un arte.
Las patatas bravas son uno de los platos más populares de la gastronomía patria, y conseguir la auténtica salsa brava es todo un arte.
Unsplash
Salsa brava original Salsa 00:01 40 00:02 Ficha Técnica DificultadBaja Tiempo60 minutos Raciones0 Calorías116 kcal

Una terraza, una cerveza bien fría, y una ración de bravas. El placer de las cosas más sencillas está aquí. Esta tapa mítica cuya fama ha sobrepasado las fronteras nacionales tiene tantas opciones que no es fácil encontrar la receta original -aunque todas estén deliciosas-. 

Desde quienes las prefieren picantes a quienes no, los que creen que sin tomate no hay bravas y quienes asegurando que el color rojizo solo se debe al pimentón, o los que afirman que las patatas tiene que estar cocidas en agua, en aceite, fritas... A pesar de ser un plato sencillo y con tan pocos ingredientes, las patatas bravas no dejan de estar rodeadas de debate. 

Las bravas del Madrid de los años 60's. 

Parece que esta receta es casi tan castiza de la capital como las rosquillas de San Isidro. Te encuentres en el punto de la geografía española en el que te encuentres, seguro que tienes más cerca de lo que imaginas un lugar donde comer patatas bravas, aunque lo cierto es que esta receta nació en Madrid allá por los años 60's del siglo pasado. 

Las patatas bravas se concibieron como una tapa para acompañar un aperitivo de cerveza o vino y clamar así el picor de esta receta, donde, originariamente, se añade cayena

La primera referencia que se tiene de este plato es de 1967, cuando el periodista Luis Carandell escribía en su libro Vivir en Madrid sobre este plato popular de patatas con una salsa picante.  

Casa Perico vs. La Casona

Mucho se habla del origen de esta receta, y es que, aunque no hay documentos que prueben cuál fue el lugar geográfico donde nació esta receta que ha dado la vuelta al mundo, sí son dos los bares madrileños que se postulan como creadores de esta sencilla pero deliciosa obra de arte culinaria. 

Ambos desaparecidos, Casa Perico y La Casona son los bares donde, según cuentan los viejos del lugar, las colas de gente no paraban de crecer para probar esa suculenta y novedosa tapa que ya había conquistado a los capitalinos. 

Y aunque no sabemos si el mérito fue de La Casona o de Casa Perico, sí tenemos muy claro que las bravas son un motivo de orgullo patrio. A principios del siglo XXI, la ONU reconoció este plato como un plato de origen español. 

Tomate o pimentón: ¿Cuál es la receta original?

No hay necesidad de elegir: ambos. Tradicionalmente la opinión se ha dividido entre quienes aseguran que la salsa brava debe su color rojo al tomate y quienes, por el contrario, apuestan porque es el pimentón el causante de esta tonalidad. Pero también hay quienes aseguran que la receta original, ya naciese en Casa Perico o en La Casona, llevaba los dos ingredientes. 

Salsa brava original

Ingredientes

Una cebolla

Un ajo

Media cayena

Una cucharada de pimentón dulce

Una cucharada de pimentón picante

Una cucharada de azúcar

Colorante

Vinagre

Sal

Elaboración

1. Picamos el ajo y la cebolla y, a fuego lento con chorro de aceite, lo dejamos pochar. 

2. Añadimos la cayena, el colorante, el pimentón dulce y el pimentón picante. 

3. Mientras de cocina la cebolla y el ajo, trituramos el tomate natural. Una vez listo, lo añadimos a la mezcla. 

4. Añadimos azúcar, sal y un chorro de vinagre. 

5. Cuando el tomate esté hecho, pasamos toda la salsa por la batidora. 

Ya sean hechas en casa con esta receta de salsa brava original o en cualquier terraza disfrutando de un refrigerio en verano, las patatas bravas siempre son bienvenidas. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento