Cómo cocinar macarrones sin cocer: el truco para que no queden secos

Imagen de un plato de macarrones a la boloñesa.
Imagen de un plato de macarrones a la boloñesa.
GTRES

Hacer pasta implica cocer una buena cantidad de agua con sal. Escogemos la olla más grande que tenemos y la llenamos a conciencia. La pasta necesita nadar a gusto. El cálculo es de un litro de agua por cada 100 gramos de pasta.

Luego, a tanta agua hay que ponerle sal, sí o sí. En concreto, 1,5 gramos de sal por cada litro de agua. Traducido, algo así como media cuchara sopera de sal por litro. La añadiremos cuando el agua borbotee; justo antes de echar la pasta.

Pero a veces puede pasar que vayamos con prisa y no tengamos esos casi 20 minutos (entre que el agua borbotee y la pasta esté cocida) o que no tengamos agua (quién sabe). En ese caso conviene saber que podemos cocinar macarrones sin cocerlos.

En la cazuela junto a la salsa

Empezamos haciendo la salsa que más nos guste. Puede llevar cebolla, ajo y tal vez otras hortalizas: pimiento verde y rojo, calabacín y hasta berenjena. Si la salsa lleva carne la echamos una vez se haya hecho el sofrito de las verduras. Salpimentamos.

pasta
.
ARCHIVO

Si la salsa lleva carne y ésta se ha cocinado ya, podemos añadir el tomate triturado. Dejamos hacerse un poco y llega el momento fundamental: echamos los macarrones. Sí, la pasta se irá haciendo no en agua sino en la propia salsa.

En este caso el tiempo de cocción, claro, aumenta. Harán falta entre 20 y 30 minutos. Es fundamental remover de manera casi constante para que los macarrones no se peguen al fondo de la olla o sartén y para que se hagan por igual.

En el horno

En este caso, y mientras preparamos la salsa, dejamos la pasta en remojo en agua con sal. Conviene que el agua cubra por igual a todos los macarrones. Si tenemos tiempo, lo ideal es tenerlos así unos 20 minutos.

Precalentamos el horno y nos ponemos con la salsa. La que más nos apetezca. Cuando añadamos el tomate triturado, escurrimos la pasta y la añadimos.

En una bandeja de horno, con un poco de aceite, echamos los macarrones con la salsa. Ponemos el horno a 200 grados y metemos la bandeja durante 30 minutos. Y ya está. Sólo queda poner en la mesa un poco de parmesano rallado para que cada comensal se sirva a su gusto.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento