Logo del sitio

Táper para la playa: seis ingredientes que no deberías llevar

Comida en la playa
El calor es mal compañero: todas las precauciones al comer en la playa.
EUROPA PRESS

Durante los meses de verano aumentan las intoxicaciones alimentarias que, además, suelen ser más graves. Estas intoxicaciones tienen lugar con más frecuencia en el hogar, pero también fuera; por ejemplo cuando nos llevamos el táper a la playa.

Hay que llevar esa comida en recipientes muy limpios y herméticamente cerrados, o sea, en buenos tuppers. Para mantenerla fresca y garantizarnos una buena conservación camino de la playa podemos usar acumuladores o una bolsa de hielos.

Al preparar esa comida que se va a venir con nosotros hay que extremar la higiene. Lavarse las manos al ir al baño o al tocar animales, plantas, tierra... Y, sobre todo, siempre antes de manipular alimentos.

Evita la contaminación cruzada: las tablas, platos o cubiertos que se hayan usado con alimentos crudos no deben ser utilizadas otra vez con los cocinados sin haberlos lavado. Después de cocinar hay que refrigerar la comida cuanto antes, sin dejarla a temperatura ambiente, ya que es la más peligrosa.

Qué nos llevamos a la playa

Es muy importante tener en cuenta los tres macronutrientes que necesita el cuerpo para funcionar a lo largo del día a la hora de organizar nuestros táper playeros: carbohidratos, proteínas y grasas. Ninguno de los tres puede faltar, en mayor o menor medida.

Comida en un tupper.
Comida en un tupper.
EUROPAPRESS

Si nos llevamos comida a la playa a menudo, vamos, que si nos vamos a pasar el verano sobre la arena y frente al mar, podemos llenar las fiambreras de recetas sabrosas pero al tiempo saludables. Es posible y fácil. Básicamente es cuestión de organizarse bien.

Y parte de esa organización es tener muy claro que ingredientes no deberíamos llevar dentro de nuestro táper para la playa.

Huevos y derivados

Hay un alto riesgo de que los alimentos con huevo se contaminen de bacterias como salmonelosis o Ecoli. Así que se recomienda no llevar huevos, pero tampoco sus derivados, como la mayonesa. Si hay que llevar una tortilla de patatas que sea muy hecha. O dicho de otro modo, nunca llevemos en nuestro tupper playero una tortillla poco hecha.

Ensaladas

Un recipiente de plástico no es lo más indicado para las hojas verdes en general. Aún menos cuando se trata de "verde" aliñado, porque pierden toda su textura crujiente. Si llevamos ensalada, que sea para aliñar justo cuando vayamos a comerla. 

Ensaladilla rusa

La ensaladilla rusa nos encanta en verano, pero contiene mahonesa. Eso quiere decir que es propensa a la contaminación de la bacteria de la salmonela.

Sopas y guisos

Una vez cocinados, debemos dejar que se enfríen por completo. Sólo entonces los meteremos en un táper y cerraremos el recipiente. Lo hacemos así para evitar que se genere vapor. De esta manera reducimos el riesgo de que el plástico desprenda toxinas (las que podría crear el calor). Además, evitamos que pierdan nutrientes y que su sabor se vuelva agrio.

Carnes procesadas

Al guardar en un táper alimentos como la carne picada o unos filetes rebozados no sólo se estropean más fácilmente y tienen menos propiedades, sino que aumenta el riesgo de acabar sufriendo alguna complicación estomacal.

Leche y derivados

Los cambios y las altas temperaturas pueden cortar el lácteo y provocar dolor estomacal. Así que llevar comidas que los integren no es la mejor opción. En general, las comidas líquidas son una mala idea para llevarlas con nosotros con estos calores.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento