Los errores más comunes al comprar y conservar aguacates

Los errores más populares que tú también cometes con los aguacates: desde la elección hasta el consumo.
Los errores más populares que tú también cometes con los aguacates: desde la elección hasta el consumo.
Amax Photo / iStock
Los errores más populares que tú también cometes con los aguacates: desde la elección hasta el consumo.

De un tiempo a esta parte el aguacate se ha convertido en una de esas frutas que no pueden faltar en ninguna cocina por sus propiedades y versatilidad. 

Aunque consumamos este producto asiduamente, ya sabemos que el universo del aguacate es complicado, ya que, depende de cuándo los vayamos a consumir los debemos comprar más o menos maduros, cuando los conservamos tenemos que contar los días exactos para que estén perfectos, cuando comenzamos uno y lo dejamos es probable que se oxide...

Sí, aunque te consideres un auténtico amante y experto en el mundo del aguacate, tú también cometes errores que puedes salvar y alargar la vida de este producto (que precisamente no tiene un precio barato). ¡Toma nota!

No identificar las variedades

Ni todos los aguacates tienen el mismo tamaño, ni la misma forma, ni el mismo color de piel, ni la misma textura... efectivamente, no todos son la misma variedad. Hay más de 50 variedades diferentes, aunque los que encontramos habitualmente en los supermercados son, o la variedad fuerte, o la variedad hass o la variedad bacon. 

Mientras que la variedad hass tiene una forma ovalada y la piel rugosa que se puede quitar con facilidad, la variedad fuerte tiene forma de pera y una piel más suave. La piel se mantiene verde aunque madure. 

Por su parte, el aguacate bacon es el que menos grasa tiene y por lo tanto un sabor menos intenso. 

Comerlo muy verde o muy maduro

Aunque en otras frutas su punto perfecto puede durar varios días, el aguacate es bastante fugaz, ya que enseguida se pasa y se queda demasiado maduro. Si lo consumes demasiado verde tendrá poco sabor y una textura que mucho menos mantecosa que la que buscamos en el aguacate, aunque, por el contrario, si está demasiado pasado al abrirlo el color grisáceo será poco apetecible. 

El punto perfecto está cuando tocas la piel y está un poco blandito. Otro truco para saber en qué punto está es quitarle el rabito. Si se ha caído solo es que está demasiado pasado, y si se lo quitamos nosotros tenemos que ver un color no demasiado oscuro. 

Conservarlo en la nevera cuando aún no está maduro

Cualquier fruta que metemos en la nevera lo hacemos con la intención de que madure más lento para así alargar su vida, pero si hemos comprado los aguacates demasiado verdes y queremos que consigan su punto, meterlos en el frigorífico es un error. 

De esta manera vamos a retrasar la maduración, por lo que la manera correcta de conservarlos sería en una zona ventilada y sin calor excesivo ni grandes cambios de temperatura. 

Dejar oxidar la pulpa

Algún día te ha pasado de abrir un aguacate para el desayuno y que te sobre la mitad. Meterlo en el frigorífico y al día siguiente encontrar la pulpa con un color marrón que nos agrada demasiado. Se está oxidando. 

Como es lógico, si no tiene aire no se puede producir este proceso, por lo que para ello debemos enrollarlos bien con papel film bien pegado a la pulpa (siempre dejando el hueso). 

Otro truco es conservarlo con una cebolla cortada en cuatro trozos grande en un recipiente hermético, ya que los vapores que suelte la cebolla harán que la pulpa de esta fruta no se oxide. 

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las mejores novedades para disfrutar al máximo del placer de comer.

20minutos

20minutos.es líder en los diarios más leídos en internet. Consulta las últimas noticias en el diario gratuito de referencia en España.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento