¿Cuánto pueden aguantar los productos de la huerta? Trucos y métodos de conserva para alargar su duración

Sabiendo cómo, podemos alargar la vida de los productos de la huerta de verano.
Sabiendo cómo, podemos alargar la vida de los productos de la huerta de verano.
Pixabay
¿Quién no tiene un familiar en el pueblo de cuyo huerto se abastece media familia? Tomates, lechugas, calabacín, pimientos, zanahorias... productos de la tierra, de los que guardan y conservan el sabor original.
Wochit

¿Quién no tiene un familiar en el pueblo de cuyo huerto se abastece media familia? Tomates, lechugas, calabacín, pimientos, zanahorias... productos de la tierra, de los que guardan y conservan el sabor original. 

Dicen por ahí que no hay por qué cambiar las cosas que funcionan bien, y algo así ocurre con los métodos de conserva. Mientras no paran de surgir nuevos métodos para conservar los alimentos como la irradiación, que consiste en exponer a los alimentos a dosis de radiación que destruyen el material genético de los microorganismos, la acidificación, que busca reducir el pH del alimento para que los microorganismos no puedan crecer, las conservas de toda la vida siguen triunfando entre los productos del huerto. 

Seguro que en alguna ocasión te has vuelto del pueblo -o en su defecto del de algún amigo- con más de un tarro de pimientos asados, o unas cuantas hortalizas o tubérculos que, antes de salir, te han informado y requeteinformado de cómo y dónde debes conservarlos para que perduren en el tiempo. 

¿Cuántas maneras de conservar los alimentos existen?

Existen casi infinitas formas de conservar los alimentos. Mientras que algunas técnicas revolucionarias están casi en fase de prueba, otras existen, se conservan y se usan desde el principio de la civilización. 

Las técnicas de conservación se pueden dividir en seis grupos según la tecnología que se le aplique al alimento: por calor, por frío, por reducción de agua, por concentración, métodos no técnicos o envasado en atmósferas controladas. 

A la hora de envasar podemos diferenciar entre cuatro técnicas diferentes: envasado tradicional, al vacío, en atmósferas controladas o en atmósferas modificadas. 

Mientras que el método de envasado tradicional pretende conservar el producto evitando contaminaciones ambientales o de otros alimentos, el envasado al vacío busca retirar el aire que rodea el producto para dificultando el crecimiento de microorganismos. 

El envasado por atmósferas, ya sea controladas o modificadas, el alimento se encuentra rodeado de un gas o composición de gases que se ajusta dependiendo del tipo de alimento y del tipo del material del envase. 

Qué produce la huerta en esta época del año

Si viajamos hasta Alcañizo, un pequeño pueblo de la provincia de Toledo, además de encontrar casi una huerta en cada esquina, podemos visitar la granja ecológica Dehesa El Milagro, donde cultivan todo tipo de frutas y verduras de temporada además de criar reses de manera ecológica también.

Recorrer las hectáreas que dan vida a este auténtico templo de la comida ecológica es toda una aventura. En la Dehesa El Milagro producen frutas y verduras ecológicas y por ello cultivan su huerta siguiendo las pautas que marcan las estaciones. Según varía el clima y las horas de luz, El Milagro ofrece a sus clientes diferentes variedades de hortalizas, frutas y verduras ecológicas de temporada.

¿Has visitado alguna vez un huerto en esta época del año? Porque si lo has hecho no dudamos que te habrás encontrado lechugas, calabacines, tomates, calabazas... Los productos de la huerta de verano que intentamos alargar y conservar al máximo para el resto de las estaciones del año. 

"En esta época del año, con tan pocas lluvias y temperaturas tan altas, ponemos especial cuidado en las verduras y hortalizas que tenemos, ya que uno de nuestros principales valores es que nuestros productos sigan siempre las pautas que nos marcan las estaciones y sus características, ofreciendo distintas verduras y hortalizas ecológicas de temporada", nos asegura Laura Rodríguez-Rey, responsable de marketing de la granja ecológica. 

Cuando preguntamos a Laura qué nos podemos encontrar en una huerta ecológica durante la temporada de verano la responsable de marketing nos confiesa: lechugas Batavia y lechugas roble, calabaza, calabacines, berenjenas, tomate rosa de Barbastro y el tomate Cherry. 

"Para fomentar esta temporada de verano, en nuestra granja tenemos unas deliciosas lechugas Batavia y lechugas roble, ideales para este calor y además ingrediente principal de ensaladas frescas con mil combinaciones disponibles", nos cuenta Rodríguez-Rey. Sobre la calabaza, la responsable de marketing nos advierte que no nos dejemos engañar por Halloween, que la calabaza también es un producto de verano: "En verano si se come calabaza. Está más que recomendado que para que la calabaza alcance su desarrollo óptimo disponga de abundante sol, por esto se convierte en un ideal para esta temporada". 

Siguiendo por las hortalizas frescas, Laura nos adelanta que no podemos hablar de la temporada de verano obviando los calabacines: "Los calabacines son muy usados en todas las cocinas y perfecto para acompañar en muchas comidas, sembrados en primavera y cultivados durante el verano", y prima hermana del calabacín, entre las hortalizas de temporada encontramos la berenjena, de la que nos adelanta son ideales para esta época, ya que para su correcto desarrollo y para que tengan todo su sabor necesitan mucha luz, y en está época del año luz es lo que nos sobra.

"Los tomates son producto estrella del verano, frescos y con infinidad de recetas para combinar"

Pero no podemos concebir el verano sin el producto de los productos, la hortaliza estrella de los platos de temporada, el alma mater de la cocina veraniega: el tomate. "Los tomates son producto estrella del verano, frescos y con infinidad de recetas para combinar. Se convierten en fruta de temporada ya que necesita mucho sol para tener el sabor que tiene"- nos confirma Laura, mientras nos aclara las distintas variedades que producen en la Dehesa El Milagro: "Tenemos distintas variedades de tomate para todo tipo de gustos; el clásico tomate para ensalada, el tomate rosa de Barbastro y el tomate Cherry, que nos da mucho juego a combinaciones". 

Desde lavar hasta envolver: lo que debes y no debes hacer con los productos de temporada

Idealmente te preguntaríamos qué es lo que haces cuando recoges los productos de la huerta y llegas a casa, pero seamos realistas y reformulemos la pregunta: ¿Qué es lo que haces cuando vuelves de hacer la compra con las frutas y verduras? ¿Las lavas? ¿Las metes en el frigorífico? ¿En bolsas de plástico? Quizás hay cosas que deberías saber... 

Antes de ponerte manos a la obra con técnicas de conserva tradicionales para alargar la vida de tus frutas y verduras, puedes empezar por estos trucos sencillos y del día a día que ayudarán a no encontrarte la típica lechuga en mal estado dos días después de comprarla. 

Laura Rodríguez-Rey nos advierte que no todo tiene por qué ir al frigorífico aunque tengamos muy interiorizado que es el mejor método de conservación: "Muchas veces es mejor guardar la fruta y la verdura a temperatura ambiente -sin excesos de calor- en lugares oscuros, frescos y aireado". Entre otras recomendaciones que tenemos que tener en cuenta, la responsable de marketing de la Dehesa El Milagro nos enumera las siguientes: 

"Muchas veces es mejor guardar la fruta y la verdura a temperatura ambiente en lugares frescos, oscuros y aireados"

1- Siempre evitar la humedad: Es el caso de las berenjenas, que les viene muy bien el frío, pero sin humedad. La solución más óptima es guardar los productos con una bolsa de papel o recipiente de cristal con un papel absorbente.

2- Extra de agua para algunas verduras: Algunas verduras de hoja, se deben conservar con mucho frío, pero con extra de agua. Para ello Laura Rodríguez-Rey nos aconseja guardarlo en un tarro de cristal con un poco de agua.

3- Adiós a las bolsas de plástico: Desde El Milagro nos aconsejan no guardar nada en bolsas de plástico, ayudando al medio ambiente y a la conservación de los alimentos.

4- Las bolsas de plástico y el frigorífico no casan: Un error muy común es guardar las hortalizas en bolsa de plástico y dejarlas en el frigorífico. De esta manera lo que hacemos es acumular la humedad que se concentra en la bolsa por lo que no permite la oxigenación, que es vital para la conservación.

5- Nada de lavar las frutas y verduras antes de guardarlas: Es un error ya que lo que realmente estamos haciendo es que la hortaliza conserve la humedad a la hora de guardarlo. Lo ideal es lavarlo justo cuando lo vayamos a consumir. 

Una vez recolectados así es como podemos alargar su vida

Ya no hablamos de las cuatro frutas y verduras que traes en la cesta de la compra semanal, sino de alargar durante meses la vida útil de los frutos de la cosecha de este verano. Botes y tarros, productos congelados, envasados... ¿Cuál es la manera más óptima de conservar de manera natural los productos de la huerta?

Una de las técnicas más tradicionales para conservar los productos frescos es al baño María: "A través de este método eliminamos todos los microorganismos capaces de contaminar nuestros alimentos gracias a temperaturas superiores a los 100ºC"- advierte Laura. 

La técnica consiste en meter los tarros en una olla con agua hirviendo para crear el vacío en su interior por lo que se conservan más tiempo los productos. "Esta forma de conservar los frutos de cosecha en tarros al vacío nos puede durar incluso un año, siempre teniendo cuidado de guardarlos en lugares frescos y, secos y alejados de la luz"- asegura la responsable de marketing de El Milagro. 

"Esta forma de conservar los frutos de cosecha en tarros al vacío nos puede durar incluso un año"

Otra de las técnicas de conserva más conocidas es el envasado al vacío, una técnica muy eficiente y muy usada. "Consiste en la retirada del oxígeno del interior del paquete que contiene el alimento, con el objetivo de evitar esta oxigenación, y así prolongar el consumo y la calidad de estos alimentos"- nos informa Rodríguez-Rey.

Posiblemente otro de los métodos más antiguos para conservar los alimentos de la tierra pero más efectivo también es el de encurtir. "Consiste en alargar la conservación de la materia prima, y podemos encurtir a través de cocción o fermentación."- Nos adelanta Laura, quien asegura que "este método se usa para productos vegetales, principalmente para verduras, hortalizas y frutas". 

Se trata de un método de conservación perfectamente valido para nuestras verduras y hortalizas de temporada, pudiendo conservar la calabaza o la berenjena, por ejemplo, por más tiempo y de una forma muy fácil.

Aunque las técnicas de cocina avancen a una velocidad vertiginosa, que nos encanta que ocurra, no perdamos de vista la sabiduría popular transferida de generaciones en generaciones, porque encontraremos una respuesta sabia, rápida y sencilla de conservar los productos de toda la vida. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento