Todo sobre las cuentas corrientes y las mejores ofertas sin comisiones.

Actualizado: 03/06/2021, 18:17

¿Necesitas una cuenta básica para realizar tus operaciones? Tu solución es tener una cuenta corriente, preferiblemente sin comisiones.

En esta guía se van a desglosar los aspectos más importantes de este tipo de cuentas para que encuentres la mejor cuenta corriente sin tener que buscar la información en un montón de páginas web. Aquí encontrarás todo lo que necesitas: desde cómo abrir tu cuenta a cómo cerrarla, qué ventajas tiene una cuenta corriente sin comisiones sobre otras cuentas, qué bancos ofrecen las mejores condiciones en términos de comisiones, plazos, operativa… y mucho más.

Quizá hayas estado investigando y hayas visto que existen cuentas corrientes sin comisiones y otras que sí las cobran. La diferencia entre unas y otras puede suponer un gran impacto en tu bolsillo. Para contratar la mejor cuenta corriente es necesario que encuentres un banco que no cobre comisiones. 

¿Cómo es posible que unos bancos cobren comisiones y otros no? Los bancos ofrecen servicios y productos y, como en cualquier negocio, desean obtener un beneficio de ello. Por eso podrás encontrar bancos que ofrezcan cuentas corrientes sin comisiones a cambio de domiciliar tu nómina o tu tarjeta. Los bancos que no cobran comisiones también pueden sacar beneficio de los intereses generados por los préstamos y las tarjetas de crédito, el cobro de comisiones a la empresa que emite el recibo que hemos domiciliado… Además, los bancos con operativa online suelen ofrecer cuentas sin comisiones. Al no tener tantas oficinas físicas tienen menos costes que cubrir, por lo que serían una buena opción a considerar para encontrar la mejor cuenta corriente.

Si quieres saber cuál es el mejor banco para abrir una cuenta corriente, sigue leyendo y consulta de un solo vistazo las diferentes opciones que te ofrecen a continuación.

Mejores cuentas corrientes sin comisiones de junio 2021

Cuenta Vivid

Vivid
  • Hasta 150 €/mes en cashback

  • Permite tener subcuentas bancarias en la misma sesión
  • Una tarjeta para todas tus cuentas

  • Transferencias gratuitas

Empieza a obtener ventajas en tus pagos y realiza transferencias sin coste.

Consigue hasta un 25 % de cashback con tus gastos diarios. ¡Hasta 150 € al mes!

Además podrás sacar dinero en cualquier cajero del mundo sin cargos adicionales.

Cuenta de pago básica

Liberbank
  • Domicilia tus recibos
  • Realiza ingresos y retiradas de efectivo
  • Asocia tarjetas de débito

  • Realiza transferencias

Contrata ya tu cuenta para poder disfrutar de una operativa básica sin complicaciones.

Cuenta Online Sin Comisiones

BBVA
  • Sin comisión de administración
  • Sin comisión de mantenimiento
  • Tarjeta de débito gratuita

  • Sin domiciliaciones de nómina o recibos

Abre tu cuenta online y sin necesidad de papeleos para empezar a disfrutar desde este mismo momento.

Easy money

bunq
  • Permite subcuentas para cada aspecto de tu vida
  • 100 % online
  • Clasificación de pagos

  • Ahorra hasta un 10 %

Abre una cuenta online que podrás gestionar desde tu móvil.

Empieza a gastar, ahorrar y realizar operaciones bancarias de manera rápida y sencilla.

¿Qué es una cuenta corriente y para qué sirve?

Sencillo: una cuenta corriente sirve para administrar tu dinero de manera efectiva. Si lo único que necesitas es una cuenta para realizar depósitos y mantener allí tu dinero, lo mejor será que abras una cuenta corriente sin comisiones. Con este tipo de cuenta podrás acceder al dinero ingresado de forma inmediata utilizando los cajeros automáticos, una ventanilla del banco, tu tarjeta o incluso tu móvil.

Con una cuenta corriente podrás:

  • Realizar depósitos de dinero que se mantendrán accesibles en tu cuenta.
  • Utilizar cajeros automáticos para ingresar o retirar dinero.
  • Domiciliar tu nómina, recibos o pagos.
  • Realizar pagos mediante tarjeta de crédito/débito.
  • Transferir dinero a otras cuentas.

¿En qué debes fijarte antes de abrir una cuenta corriente? Servicios y gastos

Principalmente debes fijarte en los servicios que necesitas. No es lo mismo querer una cuenta solo para tener asociada una tarjeta y realizar compras, que querer domiciliar pagos o realizar transferencias. Es por eso que lo siguiente que debes mirar son los costes asociados a cada una de las gestiones que llevarás a cabo con tu cuenta. A continuación podrás encontrar algunos de los aspectos básicos a tener en cuenta a la hora de elegir el mejor banco para abrir una cuenta corriente.
  • Conocer tu perfil de cliente: lo primero que debes saber es qué quieres hacer con tu cuenta, ya que según tu perfil de cliente te interesarán unas condiciones determinadas u otras. Tus necesidades variarán según tu edad, situación laboral, ingresos… Si lo que quieres es domiciliar tu nómina, tendrás que contrastar las ventajas que ofrecen los diferentes bancos. Si lo que quieres es tener una cuenta de depósito, tendrás que consultar si existe una cantidad mínima para evitar el cobro de comisiones. Debes saber muy bien qué te interesa como cliente antes de dar el paso.
  • Servicios ofrecidos: asegúrate de que ofrece las ventajas que más te convienen. Tener operativa online, poder acceder a oficinas próximas, tarjetas de crédito o débito, planes de pensiones o de inversión…
  • Comisiones: comprueba si es una cuenta corriente sin comisiones o, al menos, que tiene las menores comisiones posibles: mantenimiento, administración, emisión de tarjetas, operativa en cajeros… Muchos de los bancos ofrecen cuentas sin comisiones, por lo que es muy importante investigar antes de elegir.
  • Red de cajeros: es muy importante que te asegures de que el banco cuenta con una red de cajeros amplia que te permita disponer de tu dinero cuando lo necesites y sin pagar comisiones. En el día a día, la facilidad para sacar dinero en cajeros cercanos es básica para nuestra comodidad. Además, disponer de una amplia red de cajeros evitará que tengas que utilizar los de otras entidades, algo que normalmente llevará asociado el pago de comisiones.
  • Gestiones presenciales y online: hoy en día nos sería impensable vivir sin disponer de herramientas para la gestión online de nuestra cuenta. Por lo tanto, no deberías conformarte con un banco que no te ofrezca facilidades para operar desde su página web y, además, una aplicación móvil. Por supuesto, un buen punto a favor para decidir entre un banco u otro sería la posibilidad de realizar pagos sin tener la tarjeta presente. Poder usar tu tarjeta desde tu dispositivo móvil o desde tu reloj inteligente hacen que operar sea mucho más sencillo.
  • Condiciones: estudia detenidamente los requisitos que debes cumplir para mantener tu cuenta corriente. Es necesario que puedas cumplir los requisitos que se formalizaron al firmar el contrato. Las ventajas ofrecidas por los bancos suelen ser muy similares, pero las exigencias pueden variar mucho entre un banco u otro. Asegúrate de que tu cuenta no tenga asociada la contratación de productos financieros como tarjetas o seguros, depósitos mínimos, tiempo de permanencia prestablecido…

Requisitos para abrir una cuenta corriente

Lo primero que tendrás que hacer es preparar los documentos básicos que necesitarás:

  • Residentes: tu DNI/NIF o tarjeta de residente (NIE).
  • No residentes: certificado oficial de no residente, de empadronamiento y documento de identificación.
  • Facilitar datos de contacto como un correo electrónico o un número de teléfono.

Algunos bancos podrán pedirte que justifiques una renta mínima para acceder a determinados planes, dependerá de la entidad bancaria y del servicio a contratar.

Después tendrás que decidir cómo vas a abrir tu cuenta. Podrás hacerlo de manera física en una oficina u online

Si vas a hacerlo de manera física será mejor que lo hagas en la oficina que se encuentre más próxima a tu domicilio, ya que será a la que tengas que acudir para realizar operaciones. El empleado nos guiará y nos solicitará los documentos necesarios para la formalización del contrato de apertura de la cuenta.

Los bancos han aprovechado la apertura de cuentas por internet para agilizar mucho el proceso. Necesitarás acceder a la banca online mediante la página web o la app móvil. Tendrás que rellenar el formulario, enviar una copia de tu DNI, verificar tu identidad mediante una videollamada o selfie y, además, será conveniente tener el móvil cerca para poder realizar la firma del contrato.

¿Cómo puedes ingresar dinero en tu cuenta corriente?

Puedes realizar ingresos en tu cuenta corriente de varias maneras diferentes, algunas de las más comunes son:

  • Realizar una transferencia desde otra cuenta.
  • Mediante un cajero automático de tu entidad que permita realizar ingresos.
  • Presencialmente desde la oficina de tu banco.
  • Domiciliando tu nómina.

¿Es fácil sacar dinero de tu cuenta corriente?

El dinero puede salir de tu cuenta corriente de varias maneras, puedes recuperarlo o puedes utilizarlo para pagar por bienes y servicios. Las maneras más comunes de extraer dinero de tu cuenta son:

  • Realizar una transferencia a otra cuenta.
  • Mediante un cajero automático de tu entidad que permita retirar dinero.
  • Realizar pagos con tarjeta.
  • Pago de recibos domiciliados.

¿Cuáles son las ventajas de tener tu propia cuenta corriente?

A estas alturas te estarás preguntando por qué te conviene tener una cuenta corriente. A continuación se detalla cuáles son sus ventajas.
  • Tu dinero está depositado en una cuenta segura desde la que puedes controlar tus fondos.
  • Podrás contratar varios servicios o instrumentos para gestionar tu dinero: tarjetas, cheques…

  • Domiciliar el pago de servicios de agua, luz, gas… entre otros.

  • Domiciliar tu nómina.

  • Realizar transferencias a otras cuentas.
  • Disponer de total liquidez con tu dinero para poder utilizarlo cómo y cuando quieras.

  • Gestionar tus gastos de manera efectiva.

Cómo cambiar tu cuenta corriente a otro banco

Si tus necesidades cambian o ves otro banco que te proporciona mejores condiciones, puedes cambiarte de banco sin problemas. Pero antes de solicitar el cambio puedes intentar negociar una modificación en las condiciones con tu banco actual. Si te obliga a contratar productos que no deseas o no te convienen, no tienes por qué hacerlo. Puedes dejar esa cuenta para la operativa básica (asegúrate de que no te cobra comisiones) y abrir otra en una entidad diferente que cumpla mejor con tus expectativas.

Pero si tienes claro que lo que de verdad quieres es cambiarte de banco, serán tu antigua y tu nueva entidad quienes se encarguen de realizar esta portabilidad. 

Lo primero será solicitar el traslado de tu cuenta bancaria a tu nuevo banco, y será este quien gestione el cambio. 

El banco nuevo solicitará al antiguo las órdenes de transferencia y domiciliaciones, la transferencia del saldo, el cierre de la cuenta y la cancelación de los productos asociados.

Tu antiguo banco deberá facilitar los trámites anteriormente mencionados y no podrá bloquear tus medios de pago antes de la fecha indicada en la solicitud.

Si en el momento de cancelar las tarjetas en tu antigua entidad aún no has liquidado todos los pagos pendientes, es posible que no te permitan hacerlo. Así que asegúrate de tener todos los pagos en orden.

Si decides cerrar completamente tu cuenta corriente…

Seguramente pensarás que dar de baja una cuenta es tan sencillo como abrirla. Debería ser así, pero los bancos, en su afán de retener a los clientes, suelen ponerlo un poco más difícil.

Lo primero que debes hacer es asegurarte de que cerrar la cuenta no va a penalizarte, por ello comprueba no tener permanencia ni deudas pendientes. 

Si tienes recibos domiciliados, debes domiciliarlos antes en otra cuenta para que no te generen deudas o impagos. Será mejor que compruebes que te pasan correctamente los recibos en tu nueva cuenta antes de cerrar la antigua.

Después podrás iniciar la cancelación yendo a la oficina presencialmente o, también, online. Necesitarás firmar la cancelación y presentar el DNI para cerrarla.

Lee detenidamente el contrato de tu cuenta. En algunos bancos se especifica claramente que el cliente no tiene derecho a ninguna devolución del importe proporcional  de la cuota anual de la tarjeta bancaria o del mantenimiento de la cuenta. Pero en caso de que no sea así, podrás devolver la tarjeta y recibir el importe restante.

Por último, podrás solicitar el justificante de cierre de la cuenta para que quede constancia de que la relación contractual ha finalizado.

Si ya has decidido que quieres abrirte una cuenta corriente pero aún no sabes qué banco te ofrece unas buenas condiciones para encontrar la mejor cuenta corriente, puedes contrastar lo que ofrecen haciendo clic a continuación.

Comparar cuentas corrientes