Ciencia y tecnología

20minutos, 20 años contigo

 Por Daniel G. Aparicio:

Hace dos décadas,internet ya formaba parte de nuestras vidas: hacíamos búsquedas en Yahoo!, chateábamos con los amigos por Messenger, ligábamos –intentábamos ligar– en los chats de Terra, abandonábamos las enciclopedias y la Encarta en favor de la Wikipedia –o el Rincón del vago–, caíamos en la tentación del "todo gratis" que trajo el P2P (eDonkey, eMule, Napster...) y demostrábamos paciencia infinita esperando minutos y minutos a que se cargase una simple imagen de mala calidad, que a veces ni siquiera se cargaba del todo. También por aquel entonces existían ya los móviles. De hecho, los ladrillófonos habían dejado lugar a terminales más compactos y avanzados. Fue en el año 2000 cuando vio la luz el emblemático y resistente Nokia 3310. Sin embargo, aquellas tecnologías, aunque impresionantes, aún estaban lejos de las maravillas que mostraban las viejas películas de ciencia ficción. No tuvo que pasar mucho tiempo para darle un vuelco a la situación.

"Tan solo nos queda desear que la única ficción que no se cumpla sea la de la rebelión de las máquinas. Mientras eso llega (o no), disfrutemos de esta época de maravillas"

La veloz expansión de internet (cada vez en más lugares y accesible para más gente), la también rápida evolución de los móviles y la fusión de ambos conceptos dio lugar a los smartphones, un ingenio que nos ha cambiado la vida casi sin darnos cuenta. Cualquier móvil actual es mucho más impresionante que la mayoría de cacharros que veíamos en Star Trek o las películas de 007, son pequeños ordenadores de bolsillo, navajas multiusos que nos permiten enterarnos de las noticias del día, hallar la ruta más corta a nuestro destino, hacer fotos, realizar compras online, escuchar música, ver series y películas, saber cuándo llegará el próximo autobús, encenderlos cual linterna, jugar a recolectar caramelos y cazar Pokémon y, por supuesto, comunicarnos de mil y un modos, desde llamadas y videollamadas a SMS, correo electrónico, servicios de mensajería instantánea, apps de contactos, redes sociales... 

Pero eso que hace no muchos años llamábamos la red de redes –¡qué anticuado suena ahora!– no se ha limitado a los pequeños terminales. A día de hoy, prácticamente todo está conectado. Es el internet de las cosas, los objetos inteligentes: el termostato, la iluminación, los electrodomésticos... La fantasía de la casa automatizada futurista hecha realidad. Pero, para llegar a este punto, internet ha tenido una aliada, la última gran revolución tecnológica, la inteligencia artificial, que solemos asociar a la voz de Siri o Alexa, pero que en realidad se esconde detrás de casi cada desarrollo tecnológico actual. 

En un momento en el que ya pensamos en turismo espacial, en el que vemos que Marte no queda tan lejos, en el que la realidad virtual ha dejado de ser una atracción cutre de feria y en el que un robot nos limpia el salón mientras estamos en el trabajo, tan solo nos queda desear que la única ficción que no se cumpla sea la de la rebelión de las máquinas. Mientras eso llega (o no), disfrutemos de esta época de maravillas.

EN POSITIVO. La ciencia y la tecnología son sinónimo de progreso y, en momentos complicados, un refugio seguro para el optimismo. Los próximos lustros estarán marcados por el éxito en la lucha contra graves enfermedades, la exploración espacial, los coches autónomos y el desarrollo y expansión de la IA. Todo esto es lo más o menos previsible, pero no cabe duda de que algunas sorpresas nos acercarán aún más a la ciencia ficción.

Viñeta Ciencia y Tecnología
Viñeta Ciencia y Tecnología
Kristina Urresti

'20minutos' 20 años contigo (PDF)

Portada especial 20minutos, 20 años contigo