CONTENIDO PROMOCIONADO
El casco antiguo de Cáceres esconde joyas romanas, musulmanas y judías.

La cultura de Extremadura a través de sus seis ciudades monumentales

  • Catedrales, alcazabas, sinagogas, palacios, juderías o murallas… En los conjuntos históricos de las ciudades extremeñas es fácil sentir el legado de la historia.

Cada año, noviembre viste de ocre, naranja y rojo el paisaje extremeño, de norte a sur y de este a oeste. Una época fantástica para visitar esta comunidad limítrofe con Portugal y descubrir muchos de sus encantos, pues, tal y como ocurre desde hace algunos años, el otoño lo celebran con numerosos festivales en los que se degustan alimentos de temporada –como castañas y setas–, y actividades para todos los públicos, entre las que destacan las que se narran bajo estas líneas.

* La belleza de Cáceres y su conjunto monumental. Patrimonio Mundial de la Unesco desde 1986, la capital de la provincia norte de Extremadura presume de contar con el casco histórico mejor conservado de España y el tercero del viejo continente, tal y como afirma el Consejo de Europa. Un laberinto de calles estrechas, empedrados antiquísimos, arcos, torres, palacios e iglesias salpicadas del verde de las enredaderas que trepan por sus fachadas que invita a pasear y disfrutar de la historia romana, musulmana, cristiana y judía. Además, después del turismo cultural llega el gastronómico, de la mano de los embutidos ibéricos, con la patatera como protagonista, y los quesos típicos de la zona, como la Torta del Casar.

* Trujillo, cuna de conquistadores. Es uno de los destinos turísticos extremeños más visitados, pues atesora un conjunto arquitectónico único que combina el arte romano, visigodo, musulmán, judío y cristiano. Además, los elementos palaciegos marcan la identidad de su plaza Mayor, construida con las riquezas traídas de las Américas, y es que Orellana y Pizarro procedían de este encantador municipio al norte de la comunidad.

La Plaza Mayor de Trujillo

* Plasencia, patrimonio natural y cultural en esencia. Su cercanía a los valles del Jerte y Ambroz y el carácter cultural de sus calles convierten a Plasencia en un destino turístico perfecto para los que quieren combinar naturaleza e historia. La catedral nueva y vieja, los conventos, los palacios, las murallas y la judería son algunos de los edificios que conviene visitar antes de dedicarse al tapeo de los majares extremeños por las animadas calles de Plasencia.

Catedral de Plasencia

* Mérida, una ciudad romana ejemplar. Desde el año 1993, esta ciudad de legado romano es considerada patrimonio de la Unesco; y no es de extrañar, pues mantiene (y sigue utilizando) gran parte de sus construcciones: el teatro y el anfiteatro, el circo, el acueducto de Los Milagros o el templo de Diana. Un conjunto escultórico único, cuya historia puede descubrirse en el Museo Nacional de Arte Romano. Antes de abandonar la antigua capital de la Lusitania conviene hacer una parada gastronómica para descubrir los aromas y sabores de la ternera extremeña, del Queso de la Serena o del Aceite de Monterrubio.

Teatro Romano de Mérida

* Zafra y su herencia artesana y ganadera. La Grande y la Chica, así son las dos plazas porticadas que tan bien marcan el carácter artesanal y ganadero del municipio pacense de Zafra, donde aún pueden apreciarse detalles y elementos históricos utilizados para estos oficios. Entre sus edificios históricos destacan el palacio de los Duques de Feria (actual parador de la ciudad) y el convento- museo de Santa Clara.

La Plaza Grande de Zafra

* La alcazaba más grande de España está en Badajoz. Esta ciudad de clima templado, rodeada de dehesas infinitas, embauca a todos los visitantes con su impresionante alcazaba: una construcción que data del siglo XII y que se caracteriza por ser la más grande conservada en España; y la Torre de Espantaperros, uno de los símbolos de capital pacense. Pasear por sus calles es una delicia, sobre todo, porque siempre invitan al tapeo y a la degustación de manjares como las migas pastoras, el bacalao dorado (de herencia portuguesa) o los postres conventuales.

La Alcazaba de Badajoz

www.turismoextremadura.com.