BLUEMEDIA STUDIO PARA IBERCAJA
Al invertir, hay que adaptar los productos a las metas.

Consejos para invertir de forma práctica y eficaz

Conocer cuáles son los objetivos, las disponibilidades financieras y las actitudes que cada uno asume frente al riesgo. Estas son las consideraciones que todos los primerizos han de tener en cuenta antes de lanzarse a realizar una inversión.

La primera de las cuestiones a resolver es la elección de un intermediario autorizado, ya que será este quien se encargará de realizar las operaciones. En segundo lugar, es importante conocer qué productos son adecuados para conseguir los propósitos marcados. Para ello, hay que definir, cuantificar y priorizar las metas financieras a corto, medio y largo plazo, y saber la respuesta a cuestiones importantes sobre el producto seleccionado -cuánto dinero se puede perder y qué ocurrirá si se necesita recuperar la inversión antes de tiempo, entre otras-.

Por otro lado, es necesario estar al tanto del gravamen fiscal, un factor importante, ya que supone una disminución de la rentabilidad. Además, la diversificación es la regla de oro para todo inversor, puesto que es la mejor forma de reducir el riesgo.

Una vez haya realizado su aportación, deberá atenderla, aunque no todas requieren el mismo grado de seguimiento. Como regla general, cuanto mayor sea el capital y el riesgo asumido, mayor vigilancia tendrá que ejercer. Entre las situaciones a las que deberá estar atento se encuentran las posibles fechas de vencimiento, los rendimientos, los cambios en el mercado o los que puedan producirse en sus objetivos como inversor, que derivarán en una reevaluación de su cartera para hacer ajustes.

Para profundizar en estos y otros conceptos financieros, Ibercaja ha puesto en marcha un programa de formación que acerca a todos los perfiles los principales conocimientos económicos.

TÉRMINOS


El intermediario es quien deberá encargarse de realizar las operaciones financieras y por eso debe estar autorizado.

El gravamen fiscal supone una disminución de la rentabilidad.

La diversificación, la regla de oro de los inversores, es la mejor forma de reducir el riesgo.

Más información en: obrasocial.ibercaja.es/programa-finanzas-basicas