Zinedine Zidane compareció ante los medios en la madrugada del martes, el día previo al segundo partido de la International Champions Cup, este miércoles ante el Arsenal.

Como era lógico, el tema estrella de la rueda de prensa fue Gareth Bale. Cuestionado por sus palabras tras el partido ante el Bayern en las que aseguraba que si el galés se podía ir cuanto antes, mejor, Zidane trató de explicarse: "A veces mi español es un poco liante, voy a tratar de ser muy claro", comenzó.

Zidane aclaró que no quiso en ningún momento faltar al respeto al futbolista y que sólo quiere lo mejor para todas las partes: "Yo siempre estoy con ellos", añadió.

Eso sí, dejó una pequeña pulla, nada de decisión técnica: "Bale no se vistió porque él no quería", explicó Zidane sobre la ausencia del galés en la convocatoria.

Tras una semana movida entre cruces de declaraciones e incertidumbre por el futuro del jugador, el técnico francés ha querido aclarar la situación. Pese a revelar que fue el propio Bale el que no quiso entrar en la convocatoria, Zidane suaviza las cosas: "Para nada me incomoda trabajar con él. Es un jugador del Real Madrid, contaré con él como uno más". Aún hay culebrón para rato.