Manolo Jiménez: "No voy a dejar tirado al Zaragoza, sería un acto de cobardía"

  • El técnico del equipo maño pide disculpas por la última rueda de prensa, tras la derrota ante el Málaga, en la que no quiso contestar a las preguntas.
  • Indica que no se arrepiente de ello, ya que estaba "avergonzado".
  • Considera que el problema del club está en todos los estamentos.
Manolo Jiménez, entrenador del Zaragoza, durante el partido ante el Málaga.
Manolo Jiménez, entrenador del Zaragoza, durante el partido ante el Málaga.
EFE

El técnico del Real Zaragoza, Manolo Jiménez, pidió disculpas por no haber contestado a preguntas en la rueda de prensa posterior a la derrota ante el Málaga (5-1), pero reiteró que sentía "vergüenza" por lo visto en el campo y que si hubiese hablado habría "explotado", al tiempo que dejó claro que no piensa dejar al club que, "se puede ir a Segunda, pero con honestidad".

"Pedir disculpas primero a la afición por no darle una información más detallada del partido. Segundo, a vosotros como profesionales, por no facilitaros la labor, pero sentía vergüenza, y la sigo sintiendo, de la imagen que dimos a partir del minuto 63", señaló este martes en rueda de prensa.

Así, añadió que "esa rabia" la sigue "sintiendo", pero que entiende que debe "dar la cara". "Si llego a hacer una rueda de prensa normal hubiese explotado y ahora no me arrepiento de hacer lo que hice", destacó.

Por eso, para evitar "especulaciones", compareció ante los medios, dejando claro que "de los barcos que se hunden saltan las ratas, los cobardes y los que no sienten nada", lo que no es su caso. "El último que salta es el capitán, y el capitán está dado la cara porque creo que mientras haya opciones de lavar la imagen del Zaragoza, ya no hablo de salvarse, hay que hacerlo, por cada persona que siente el club", aseguró.

"No soy un entrenador de muchísima experiencia, soy nuevo, pero no por ello curtido en un equipo de exigencia máxima. Y ahora estoy en un equipo que por historia, aunque no se salvase, algo por lo que hay que seguir peleando mientras haya posibilidades, se merece el máximo de los respetos. No me voy a ir, primero por los jugadores y por la afición y después por mi condición, la educación personal que me han dado mis padres y la educación deportiva que me han dado donde me he criado", sentencia.

Así, recalca que sólo se iría "si sigue la actitud mostrada desde el minuto 63". "Hay que ponerse las pilas porque, por encima de los resultados, está el respeto a la camiseta y a los socios. Si no cala mi mensaje en el vestuario o se van ello o yo. Si cala, que me lo demuestren".

"No voy a dejar tirado al equipo, principalmente porque sería un acto de cobardía. Si yo me voy qué va a hacer el equipo, ¿arrastrarse hasta mayo?, ¿traer a otro que no va a querer venir?, ¿meter a alguien de la casa y contar con la cantera y dejar a los profesionales tirado?. Eso es dejar hundido al Zaragoza", valoró, recalcando que no se "arrepiente" de haber venido, porque nadie le puso "una pistola" y que incluso acepta "que no le paguen" si no hace su trabajo.

"El Real Zaragoza está mal institucionalmente"

Y es que entiende que ante un equipo como el Málaga, que ha necesitado "casi 100 millones para reforzarse entra en lo posible", pero no de la forma en la que sucedió. "El equipo bajó los brazos y eso es lo que no consiento. No tiene excusas ni perdón dejarse meter goles", recalcó.

"No soy ni más profesional que nadie, ni más zaragocista que cualquiera, pero me siento capacitado para cumplir. El Zaragoza se puede ir a Segunda, pero con honestidad, la afición lo que quiere es que nos dejemos el culo en el campo, lo puedo decir más bonito, pero no más sincero", confesó.

Y es que siente "vergüenza de todo", incluido de sí mismo. "El Real Zaragoza no son jugadores, no son técnicos, una afición, Agapito o la prensa. El Zaragoza es todo", sentencia, asegurando que "el Real Zaragoza está mal institucionalmente en todos los aspectos".

"La estructura de un club es algo más, una continuidad, una filosofía y una meta y habría que preguntarse desde cuando se ha perdido ese norte. Yo no lo sé, llevo dos meses, pero sé que se ha perdido el norte", añade.

Por eso considera que el Zaragoza "está donde está no porque esté fallando desde ayer" sino porque "cada uno recoge lo que siembra lleva mucho tiempo sembrando inseguridad y estar en el filo de la navaja".

De todas formas, cuenta con el apoyo de la directiva, aunque considera que no es lo que le preocupa: "El apoyo y el ánimo me lo tengo que buscar yo mi trabajo y dedicación, con fe y constancia. Y si por la calle las personas te respetan y te piden que sigas dándolo todo, me siento respaldado. El club, en nombre de Antonio Prieto ha estado al teléfono cada pocas horas llamándome, transmitiéndome que están a mi lado y se valora

Sobre la plantilla, tiene claro que "no han venido todos los que se hubiese querido, pero no ha sido factible". "Diría que ha sido imposible, por eso mi frase de 'somos los que somos y estamos los hemos querido estar'".

Además, no cree que la solución sea echar mano del filial. "Ojala fuera la posibilidad, están entrenado para poder ayudar al Real Zaragoza y terminarán jugando, pero las categorías en el fútbol están para respetarlas", defendió.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento