Diego Milito.
Diego Milito se lamenta durante un partido (EFE). EFE

El Real Zaragoza está crisis y el remedio a sus males parece lejano. Empezó la temporada aspirando a clasificarse para la Liga de Campeones, pero la realidad después de 14 jornadas, es que el equipo está a seis puntos de los puestos europeos y a sólo cinco de la zona de descenso.

El conjunto de Víctor Fernández lleva cuatro jornadas consecutivas sin ganar y la última derrota en el campo del Recre (2-1) evidenció que el equipo es frágil como el cristal. No sabe reaccionar cuando encaja un gol y los nervios le impiden crear ocasiones de gol.

Su mala actuación en la Liga (5 victorias, 3 empates y 6 derrotas) también se ha trasladado a otras competiciones. Quedó eliminado de la Copa de la UEFA en la ronda previa frente al Aris de Salónica y en la Copa del Rey debe remontar el 1-0 encajado en Pontevedra .

La temporada está siendo nefasta para un equipo plagado de estrellas: Aimar, D´Alessandro, Diego Milito, Ayala, Diogo, Zapater, Oliveira, Matuzalem... muchos nombres y poco fútbol, pero ¿por qué ha llegado el equipo a esta situación? Ahí van algunas claves:

1. Lesiones: La enfermería del club ha tenido mucho trabajo. Matuzalem, uno de los fichajes estrella del equipo, se lesionó en septiembre en el Camp Nou, por una brutal entrada de Touré, y desde entonces no ha vuelto a jugar. La defensa al completo ha tenido problemas Diogo, Sergio, Ayala, Pavón, Paredes, Chus Herrero, Cuartero... También Aimar estuvo en el dique seco.

2. Problemas en el vestuario: Es imposible que un equipo funcione cuando sus jugadores se lían a puñetazos entre ellos. Aimar y D´Alessandro estuvieron a punto de pegarse en un entrenamiento. El propio D´Alessandro también las tuvo con su entrenador, Víctor Fernández.

3. Las estrellas no rinden: Aimar no ha dado todo lo que se esperaba de él. Diego Milito no es el mismo de la temporada pasada. Oliveira marca con cuentagotas. Ayala le ha costado acoplarse. Diogo ha perdido fortaleza física. D´Alessandro da una de cal y otra de arena...

4. Equipo descompensado: Al Zaragoza le faltan hombres de banda, imprescindibles para abrir el campo. Aimar, D´Alessandro, Matuzalem, Zapater, Gabi, Óscar, Celades, Generelo... de todos sus centrocampistas no hay ningún especialista de banda.

5. Entrenador: Víctor Fernández también debe asumir su parte de culpa. No ha sabido o no ha podido evitar los malos rollos en el vestuario y su equipo no tiene carácter en el campo.