Zach LaVine
Zach LaVine ganó el concurso de mates del All Star de 2016, celebrado en Toronto. EFE

Zach LaVine, de los Minnestota Timberwolves, revalidó su título de campeón del concurso de mates de la NBA después que en la tercera ronda alargada por los empates que se dieron hizo un mate perfecto de 50 puntos, el cuarto de la noche, y superó al novato Aaron Gordon, de los Magic de Orlando.

Ambos mantuvieron un gran duelo en la gran final al igualarse cada uno de los mates en la primer serie de dos intentos cada uno, para luego llegar a la del desempate que también fue de dos intentos y ahí LaVine surgió con el mate perfecto, mientras que Gordon recibió 47 puntos.

El duelo cerrado entre ambos jugadores hizo que el concurso fuese uno de los más competidos de los últimos años, pero sin que generase nada nuevo, ni algo que no se hubiese visto, aunque Gordon lo intentase y generase la sorpresa de la noche al salta sobre la mascota de los Magic, que cuatro miembros del jurado lo vieron perfecto, menos el pívot Shaquille O'Neal, que le dio nueve.

Creo que ambos merecimos el triunfo

LaVine impresionó al jurado con el mate decisivo al saltar desde la línea de personal con el balón que se lo pasó por debajo de las piernas y lo colocó dentro de la canasta sin perder nunca la elevación y la armonía en todos sus movimientos.

"Creo que ambos merecimos el triunfo", comentó LaVine. "Al final tuve la suerte que toda la ejecución del salto fuese buena y ahí estuvo la clave".

LaVine dijo que volver a ganar un trofeo individual como lo hizo en el Partido de las Futuras Estrellas al recibir el de Jugador Más Valioso (MVP) tras aportar 30 puntos y siete rebotes, que ayudaron al equipo de Estados Unidos a ganar 157-154 al Resto del Mundo, era algo muy hermoso, que le llenaba de satisfacción personal, pero también por dar la mejor imagen de los Timberwolves.