Yuki Kawauchi
El símbolo de los corredores populares Yuki Kawauchi, con el trofeo que le acredita como campeón del maratón de Boston 2018. EFE.

La victoria de Yuki Kawauchi en el maratón de Boston podría definirse como el triunfo del amateurismo. Este japonés de 31 años, que se ha impuesto en una prueba infernal marcada por el fuerte viento y la intensa lluvia, trabaja 40 horas a la semana como conserje de escuela y no quiere patrocinadores ni entrenador.

Kawauchi defiende los valores más puros del atletismo y es célebre por ser totalmente amateur. También por disputar más maratones al año que nadie, pues desafía a las leyes médicas compitiendo en más de diez pruebas al año. Conste que lo habitual suele ser que un corredor dispute tres o cuatro carreras de 42,195 kilómetros cada año. 

Rechazo a patrocinadores y entrenadores

Su peculiar forma de ver el deporte le ha convertido en un fenómeno mediático en todo el mundo y en la gran referencia para los corredores populares, ya que es uno de ellos. En 2016 declaraba en una entrevista que “no me gusta depender de sponsors, prefiero tomar mis propias decisiones”.

Denominado como el corredor ciudadano, protagonizó una de sus anécdotas más sonadas al correr el medio maratón de Saitama ataviado con traje, chaleco, camisa y corbata. Y no solo la corrió, pues rebajó el récord mundial de media maratón con traje.

Este lunes se ha convertido en el primer hombre japonés en ganar el maratón de Boston desde 1987 y amenaza con seguir superando retos en el futuro.