Xabi Alonso y De Jong en la Final del Mundial 2010
Xabi Alonso y De Jong en la Final del Mundial 2010, en la que arbitraba Webb. REUTERS

Xabi Alonso no está teniendo suerte con las patadas que recibe cuando se enfunda la camiseta de la selección española. Con la agresión que recibió en la final del Mundial en la mente de todos, ante la República Checa recibió otra entrada brutal que le obligó a abandonar el partido.

Pero pese a la mala suerte de llevarse las peores patadas en los partidos de España, también se podría hablar de cierta fortuna del tolosorra. La entrada de Tomas Hubschman bien pudo costarle una gravísima lesión al jugador del Real Madrid.

Por fortuna, la bestial patada con los tacos por delante no cogió de lleno la pierna del centrocampista y finalmente la cosa se quedo en una contusión (se puede ver en el minuto 5 del vídeo, aproximadamente).

De Jong, una patada criminal

La historia parecía repetirse para Xabi, que ya recibió la patada más brutal que muchos recuerdan en un terreno de juego. La repercusión de aquel partido, la final del Mundial de Sudáfrica, y la altura a la que Nigel De Jong llevó su pierna para clavar los tacos en el español (a la altura del pecho), hace que todos recordemos esa jugada y nos estremezcamos al ver repetida la imagen.

En aquella ocasión, la entrada también se quedó en un fuerte golpe y una 'marca de guerra' con la que celebrar que España se había proclamado campeona del mundo.