Rourke, a puñetazos

  • 20minutos.es, testigo de uno de los mayores espectáculos del mundo.
  • 72.000 espectadores acudieron al evento.
  • Triple H logró retener el título de campeón de la WWE.
Rourke le da un puñetazo a Jericho
Rourke le da un puñetazo a Jericho
20MINUTOS.ES

No hay quien gane a los norteamericanos a la hora de montar un espectáculo, es otro mundo, para lo bueno y para lo malo, y la Wrestlemania 25 lo certificó. Eran las doce del mediodía y los alrededores del Reliant Stadium de Houston ya rebosaban de locos del Pressing Catch, friquis dirán unos, aficionados a un espectáculo contestarán otros. A esa hora, algunos pagaban ya en la reventa casi 1.000 euros por entrada. La cifra final de espectadores, 72.744 en un pabellón cubierto, habla de la devoción norteamericana para con este show de entretenimiento que ayer se prolongó durante casi cuatro horas.

En las horas previas al combate, dos circunstancias quedaron confirmadas, y no tenían mucho que ver con el wrestling en sí: el deterioro físico de Mickey Rourke y el esplendor de Nicole Scherzinger, cantante de Pussycat Dolls, amenizadora de la velada... ah, y novia de Lewis Hamilton. No hubo permiso para preguntarle por su media naranja y medio limón de Fernando Alonso.

Después llegaron los combates, nueve historias y un gran protagonista sobre el resto, The Undertaker.

-Primo y Carlito se midieron a The Miz y Morrison por el título mundial por parejas. Ganaron los primeros, portorriqueños de origen y pésimos relaciones públicas ante los medios.

-Money in the bank: CM Punk repitió la victoria del año pasado en un combate más deslucido que aquel.

-La batalla femenina: 25 divas se reunieron entre las doce cuerdas y ganó un divo, Santino Marela, travestido para la ocasión. Su número fue de lo mejor.

-Cris Jericho contra Snuka, Steamboat y Pipper: Mucho ruido y pocas nueces para uno de los carteles estrella. Jericho fue eliminando a los amigos del actor Mickey Rourke mientras este ocupaba asiento de primera fila, a la espera de su momento para salir y darle brillo a la cosa. Y así fue, saltó al cuadrilátero y un guantazo suyo bastó para mandar a Jericho al vestuario. Más le valía, Rourke había impuesto por contrato que más de un golpe no, pues su próximo guión dependía de ello.

-Duelo de hermanos: Matt Hardy había provocado un accidente de su hermano Jeff, le había quemado la cara, la casa y al perro (por algo identifican al wrestling con una telenovela) y ayer le ganó el combate.

Rey Misterio, en segundos

-Visto y no visto: Rey Misterio empleó dos minutos en salir al ring para enfrentarse a JBL y en diez segundos ya le había finiquitado.

-Undertaker VS Shawn Michaels: El inmaculado currículum del Undertaker en la Wrestlemania (16 victorias y 0 derrotas), pasaba examen ante un catedrático de primera, Michaels. Sólo la entrada al ring del hombre de negro compensó toda la Wrestlemania y el público lo dio todo. Finalmente, media hora después y un par de cuentas de tres al borde del colapso, Undertaker agrandó su leyenda,17-0.

-Tres son multitud: Edge defendía su corona de los pesos pesados ante Big Show y John Cena, la gran apuesta de la empresa WWE, como quedó demostrado por el resultado. Cena se impuso sin hacer ruido ni recibirlo, pues el coliseo aún recordaba el combate anterior.

Y llegó Stone Cold. Fue el otro gran momento, la aparición de las leyendas doctoradas en el Salón de la Fama 2009. Entre ellos, 'Stone Cold' Steve Austin, el mejor luchador de la historia del wrestling, una bestia que en menos de 3 minutos fue capaz de ventilarse una docena de cervezas. No hubo ni hay igual.

El público comenzó a desfilar, en previsión de posibles atascos, cuando se presentó el último combate, en teoría el estelar pero algo descafeinado. Triple H logró retener el título de campeón de la WWE con una victoria demasiado sencilla ante Randy Orton.

Y así terminó el espectáculo, con los marcadores anunciando ya la Wrestlemania 26 y los puntos de venta de entrada: puro espectáculo y puro negocio, cosas de los americanos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento