Wolfsburgo-Bayern
El delantero belga Kevin de Bruyne marca un tanto para su equipo, el Wolfsburgo, en partido de la Bundesliga ante el Bayern de Múnich. EFE

El Bayern de Múnich se vio sorprendido (4-1) por el Wolfsburgo en el primer partido de la segunda vuelta de la Bundesliga, tras el parón por invierno, un choque que sentenciaron los locales con gran efectividad a la contra para frenar a los de Pep Guardiola, que encajan la primera derrota de la temporada, y mantener algo de emoción en la liga alemana.

El líder estrenó la decimoctava jornada tras algo más de un mes de parón de la peor manera: derrota ante el segundo y con cuatro goles en contra, los mismos que en toda la primera vuelta. Los de Múnich tenían en su mano un golpe casi definitivo a la competición que ya el año pasado ganaron en marzo. Sin embargo, los 'lobos' se hicieron fuertes con el recuerdo del recién fallecido Junior Malanda y redujeron la distancia a 8 puntos.

Tras un emotivo homenaje al jugador del Wolfsburgo fallecido hace 20 días en un accidente de tráfico, el Volkswagen-Arena se dispuso a frenar la racha de ocho victorias seguidas del Bayern. No parecía una empresa fácil a tenor de cómo empezó el encuentro, pero la contra local tardó poco en aparecer.

Y es que tras unos minutos de asedio, los de Dieter Hecking golpearon primero recuperando el balón en su área y plantándose en la portería rival con tres pases. La contra, culminada por Bas Dost, dejó tocado a los de Guardiola, y con el paso de los minutos retomaron su asedio sin acierto.

Sin embargo, el Wolfsburgo, cada vez cómodo, se fue al descanso con el 2-0 obra de Bas Dost, un tremendo gol que se coló por la escuadra de Neuer. En la segunda mitad, el Bayern siguió intentándolo sin éxito y siguió también con serios problemas en el repliegue. Aprovechándolo, Kevin de Bruyne puso el 3-0 y, aunque Bernat recortó poco después, el belga firmó su doblete (4-1) con todo el Bayern en campo contrario.