El Wanda Metropolitano, nuevo estadio del Atlético de Madrid, acogerá la final de la Champions de la temporada 2018-19, medida que adoptó el Comité Ejecutivo de la UEFA, reunido este miércoles.

El informe de evaluación que la UEFA hizo público hace cinco días sobre los campos aspirantes reflejaba que el nuevo estadio colchonero (67.829 espectadores) cumple, en su opinión, los requisitos de capacidad, accesibilidad, estancia y planes de seguridad y desalojo.

El documento reflejaba que en el momento de su elaboración no se pudo constatar "la calidad del césped natural" del recinto, y que no dispone de espacio suficiente en su interior para las áreas de hospitalidad de los patrocinadores.

En su dossier, la UEFA indicaba que, pese a las buenas condiciones, la visión en parte de la zona baja del recinto "está parcialmente obstaculizada por la sombra del estadio, lo que hará que se reasigne su capacidad neta".