Escape de Mercedes
Escape en forma de trompeta probado por el equipo Mercedes. MercedesF1

El escaso ruido que provocan esta temporada los monoplazas de Fórmula 1 ha decepcionado a los aficionados, a los organizadores de los Grandes Premios e, incluso, a pilotos como Sebastian Vettel, que no se ha cortado un pelo a la hora de criticar esa drástica reducción del sonido. «He estado en bares en los que había más ruido que en el box del equipo», llegó a decir el tetracampeón del mundo.

El motivo de esa falta de ruido está en los nuevos motores turbo V6, mucho más silenciosos que los anteriores V8 debido, en parte, a limitaciones en las revoluciones o en el flujo de combustible que pueden recibir. 

Pero las críticas recibidas han obligado a mover ficha a la FIA y a la FOM, que ya están buscando soluciones en colaboración con las distintas escuderías.

Y un primer remedio ya se ha podido ver y escuchar hoy miércoles en el circuito de Montmeló donde el equipo Mercedes ha probado unos escapes experimentales en forma de trompeta con el único objetivo de amplificar el sonido.

Los resultados de esta prueba con el escape-megáfono serán analizados en los próximos días por técnicos de la FIA para determinar cuántos decibelios han proporcionado, aunque, a pie de pista, la diferencia de ruido  respecto a los escapes convencionales no se ha apreciado demasiado.

Risas en el paddock de Montmeló

Sí que se han apreciado, en cambio, las bromas y risas en el paddock de Montmeló debido a la peculiar forma de esos escapes, comparados con las famosas vuvuzelas que animaron el Mundial de fútbol de Sudáfrica en 2010.

Se ha trabajado con un prototipo para probar si funciona el concepto«Se ha trabajado con un prototipo para probar si funciona el concepto, pero en ningún caso se trata de un producto final», han explicado en la escudería alemana.

En cualquier caso, para que se apruebe una medida destinada a amplificar el ruido de los monoplazas será necesario el acuerdo unánime de todas las escuderías y ninguna está dispuesta a sacrificar ni una milésima de rendimiento en favor del sonido.

Algunas voces, como el expiloto Gerhard Berger, han criticado que se centren los esfuerzos en aumentar el sonido en lugar de trabajar en ganar velocidad:«Esta es una discusión que no tiene ningún sentido».