Hoy en Vigo empieza la 62ª edición de la Vuelta sin candidatos claros para suceder a Alexandre Vinokourov. Los favoritos son un grupo de españoles junto a otros ilustres internacionales como Menchov (Rabobank), Cadel Evans (Lotto), Cunego (Lampre), Janez Brajkovic o Thomas Danielson (ambos del Discovery).

Sastre (CSC), Óscar Pereiro (Caisse D'Epargne), Gómez Marchante (Saunier Duval) y Samuel Sánchez (Euskaltel) son los aspirantes nacionales.

Además, se espera con esperanza no tener que hablar de dopaje, algo que ha marcado al pelotón de un Tour que se esperaba limpio. Sin embargo, es un asunto que sigue en el debate.

La solicitud de la Unión Ciclista Internacional (UCI) a la Federación Española de Ciclismo de la apertura de un expediente a Alejandro Valverde (Caisse D'Epargne), quien ni siquiera va a formar parte del pelotón de la Vuelta, es algo que sigue en los comentarios de los corredores.

La opinión de los españoles

Gómez Marchante: "El objetivo es luchar por el podio, porque hacer aquí cuarto, sexto o séptimo ya no me vale. El año pasado quizá perdí opciones de etapa por mantener el puesto en la general. Este año, tras los primeros días, habrá que analizar en qué situación estamos".

Igor González de Galdeano, director deportivo del Euskaltel, se ha mostrado apesadumbrado por la situación en la que se encuentra Valverde: "Es un mazazo para todos, la Operación Puerto no termina. Corredores como Valverde se encuentran indefensos".

"Confío en Samuel Sánchez. Creo que es que el mejor la ha preparado y contará con la ayuda de Haimar Zubeldia, que ha hecho un Tour muy intenso", destacó.

Pereiro aseguró que llega "mejor que nunca" y que "no es ninguna presión partir como favorito. Soy un tipo diferente después del último Tour. Llegué a estar agobiado y me encerré, no me apetecía salir a entrenar. Una vez acabado el Tour, a los tres días, me vi con ilusión".

Eusebio Unzue, director del Caisse D'Epargne, señaló que "eliminar a Valverde no solucionaría los problemas del ciclismo" y se mostró "tranquilo" en espera de la reacción del CSD y la Federación española sobre el requerimiento de la UCI contra el ciclista murciano.

"Después de dos años con esta historia de la Operación Puerto se toman soluciones que no hacen sino añadir problemas. No sé quién es el culpable, pero si no hay pruebas, ¿qué pretendemos?. No se puede condenar a nuestro deporte", aseguró.

Los puntos calientes de la Vuelta

En la cuarta etapa se llega a los Lagos de Covadonga y en la quinta se asciende La Palombera. Y antes de llegar al primer descanso, en el décimo día, se encadenarán tres jornadas en las que quedará claro quienes son los que aguantas.

La contrarreloj individual de 52 kilómetros entre Cariñena y Zaragoza, y los finales en las estaciones invernales de Cerler (Huesca) y Arcalís (Andorra), serán esas tres citas consecutivas. No hay una gran etapa reina en esta edición, pero sí cuatro finales en alto.

En el Principado Andorra se estará en el ecuador de la prueba y todavía habrá días peligrosos en los que el viento puede convertirse en juez, y nuevamente se ha incluido la ascensión a Monachil, el puerto en el que en 2006 Valderde vio esfumarse sus aspiraciones ante Vinokourov.

Para finalizar en la fase final afrontar una etapa muy corta, 133 kilómetros, con final en Abantos que se subirá dos veces, y una contrarreloj individual de solo 20 kilómetros en la que apenas debería deparar algún cambio en la clasificación general.

La primera jornada, con salida y llegada en Vigo, será un recorrido por los alrededores de la Ría Baixa más meridional. El principal peligro, más que por las dificultades orográficas, puede venir por las estrechas carreteras.