Dani Pedrosa partía desde la pole y dispuesto a celebrar con una victoria su renovación con Honda, pero no lo consiguió. El húmedo asfalto le jugó una mala pasada y terminó sufriendo la espectacular caída que se ve en las fotografías. Por fortuna, no sufrió ningún daño físico.