Israel Rod'riguez durante el partido contra Argentina
Israel Rod'riguez durante el partido contra Argentina (EFE). EFE/FIVB

España volvió a la senda de la victoria al ganar a Argentina por 0-3, en un partido en el que se notó la falta de confianza de los jugadores y en el que el miedo a fallar estuvo presente en muchos momentos.

La victoria sirve de poco pues España se irá de esta Copa del Mundo sin billete para Pekín, el gran objetivo con el que la selección acudió a Japón.

Fue un partido de perfil bajo por parte de los dos equipos, en el que la calidad del juego no fue especialmente alta. España necesitaba de los efectos balsámicos de la victoria y la buscó más por la vía de la ausencia de errores que por la de la confianza en sus propias fuerzas.

Mejor en el saque

Aunque el equipo nacional dominó el marcador desde casi el comienzo del partido, no acabó de asentarse en la pista hasta el final del encuentro. Se mejoró en el saque, buscando asegurarlos, y poco a poco el equipo fue encontrándose mejor.

Ahora, con el equipo de nuevo en la senda de la victoria y un calendario por delante, y hasta el final, bastante más asequible, es el momento de luchar por una buena clasificación, a la que todavía hay acceso.

Ficha técnica:

0 - Argentina: Milinkovic (5), Stepanenko (6), Orduna (2), García (18), Quiroga (8), Aschemacher (9) y Meana (líbero) -equipo inicial-, De Cecco, Chávez (4) y Giani.

3 - España: Miguel Ángel Falasca (4), Guillermo Falasca (14), Moltó (7), García-Torres (6), De la Fuente (6), Israel Rodríguez (11) y Valido (líbero) -equipo inicial-, Sevillano y Pascual.

Parciales: 24-26 (23 min.), 22-25 (26 m.) y 18-25 (20 m.).

Árbitros: Joel Reinford (USA) e Ibrahim Al Naama (QAT).

Incidencias: Partido correspondiente a la séptima jornada de la Copa del Mundo disputado en el pabellón Marine Messe de Fukuoka ante 810 espectadores. La organización eligió a Guillermo Falasca como el mejor jugador del partido.