Vuelta a España
El pelotón de La Vuelta, a su paso por la fuente de Cibeles en Madrid. EFE

La última etapa de La Vuelta deparó todas las sorpresas que se esperaban: ninguna. Como es habitual, la gran ronda ciclista española desembocó en Madrid como punto final a tres semanas sobre el sillín.

Incluso el último ganador respondió a las expectativas: Elia Viviani (Quick Step) se apuntó el último sprint, lo que le sirvió también para convertirse en el corredor con más victorias de etapa en esta edición, tres, una más que Alejandro Valverde. El italiano se apuntó el sprint por delante del campeón del mundo, el eslovaco Peter Sagan (Bora) y Nizzolo (Trek Segafredo).

Como manda la tradición, los supervivientes alcanzaron el Paseo de la Castellana. Partieron esta vez desde Alcorcón, en el extrarradio de la capital, algo más de cien kilómetros sumando las once vueltas de seis kilómetros al habitual circuito.

El paseo de los triunfadores

En la primera vuelta, Igor Antón (Dimension Data) se permitió liderar la marcha durante unos minutos, ligeramente adelantado respecto al grupo. El veterano corredor, que cuelga la bicicleta con 35 años, pudo recibir así el último aplauso de la afición madrileña.

Antes del desenlace, paseo, fotografías y homenajes a los más sobresalientes, con Simon Yates a la cabeza. El último maillot rojo tiene acento británico, como antes esta temporada lo tuvieron el rosa de Chris Froome en el Giro y el amarillo de Geraint Thomas en el Tour.

Enric Mas (Quick Step), primer español, y el colombiano Miguel Ángel López (Astana) acompañaron al ganador en el podio, por el que también desfilaron Alejandro Valverde (Movistar) como ganador de la clasificación por puntos, Thomas de Gendt (Lotto) por el gran premio de la montaña, el Movistar Team como ganador por equipos y de nuevo Yates al frente de la combinada.