El Memorial Cagigal hizo vibrar ayer en múltiples ocasiones las gradas del Palacio de los Deportes de Madrid. Felipe Vivancos fue uno de los responsables al igualar los 7.60 de Javier Moracho, que ostentaba, después de 21 años, el récord de España en 60 m vallas.

Además, la vallisoletana Mayte  Martínez batió, por casi 4 segundos, el récord de España de 1.000 m, con una marca de 2:38.80 que le dio el segundo puesto, tras la mozambiqueña Maria Mutola, que corrió con liebre.

Por otro lado, Reyes Estévez, segundo en 1.500 m tras el keniata Komen, también con liebre, hizo el mejor registro de su vida (3:36.51), pero declaró tras la carrera que había corrido «fatal, no supe leer la carrera». Al cierre de esta edición no había decidido aún si en el europeo de la próxima semana en Madrid correrá en 1.500 o 3.000 m. Otros resultados importantes:

- Peso. Manuel Martínez llegó hasta los 20,51 m.

- 60 m vallas. Glory Alozie ganó a Freeman (Jamaica).

- 60 m lisos. El saltador de longitud Dwight Phillips mostró su velocidad ganando. El campeón español, Venancio José Murcia, se paró a mitad.

- Altura. Ruth Beitia ganó al elevarse sobre 1,96 m.

- 400 m. David Canal quedó tercero, muy por debajo de su récord en los Campeonatos de España.

Positivo de Amaia Piedra

El Comité de Competición de la Federación Española de Atletismo ha sancionado a la bilbaína con dos años de suspensión por dar positivo en un control previo a los Juegos de Atenas. La atleta, campeona de España de 5.000 m, dispone de 12 días desde que le comuniquen la decisión, por lo que podría participar el domingo en los Campeonatos de España de Cross de Toro (Zamora).