Hay un virus en Riazor
El medio del Deportivo De Gumán pelea por la posesión del balón con Dady, de Osasuna, ayer en Riazor.(Cabalar / EFE).

Osasuna agudizó el virus del Deportivo en Riazor, donde ha sumado sólo cuatro de los últimos 21 puntos disputados.

El equipo coruñés, que se metió en puestos de descenso, no logró quitarse de encima el acoso navarro, que amenazó a Auate gracias a las acciones de Pasil y la insistencia de Dady, hasta rebasado el primer cuarto de hora. El encuentro entró entonces en una fase loca, que comenzó con la mejor jugada de los deportivistas, una combinación entre Verdú, Guardado y Bodipo que salvó Ricardo con los puños, y que acabó con un contragolpe culminado por Margairaz, que remató alto.

Con el juego más calmado, Osasuna pudo llegar al descanso con el marcador a su favor tras una falta ejecutada por Puñal. En la reanudación, sólo dos minutos tardaron los pamploneses en anotar el 0-1, obra de Plasil.  Lotina buscó entonces la solución en el banquillo y sacó a Rubén Castro y al uruguayo Taborda. El Deportivo comenzó a buscar al delantero charrúa y Ricardo tuvo que abandonar el campo tras golpearse con el palo para evitar el tanto.

Los blanquiazules equilibraron el partido en la siguiente ocasión, con Elía bajo palos, tras un nuevo remate de cabeza de Taborda. La alegría, sin embargo, duró poco, ya que Dady completó su buena tarde con una falta desde la frontal que no despejó Aouate.

Lotina:«Estamos preocupados»

Miguel Ángel Lotina, entrenador del Deportivo de La Coruña, reconoció que su equipo se ha «complicado mucho» su situación en la clasificación después de la derrota ante Osasuna. «No estamos bien. Estamos preocupados. Es el día en que peor estamos. El vestuario está roto, nos damos cuenta de que esto de nos complica mucho, y los puntos en casa no son dignos de Primera», señaló el preparador. «Ha sido uno de los peores días en cuanto a juego», añadió Lotina.