Unos sesenta exaltados aficionados del C. D. Mensajero de Santa Cruz de La Palma esperaron al trío arbitral tras finalizar el encuentro contra el Barakaldo C. F..

Una persona consiguió llegar hasta el Asistente Nº2, cogiéndole la cabeza y golpeándosela contra el coche

Pese a que los colegiados trataron de abandonar el estadio Silvestre Carrillo de Santa Cruz de Tenerife acompañados de las fuerzas de seguridad, estas no pudieron evitar que uno de los violentos aficionados llegase hasta uno de los árbitros, "agarrándole la cabeza y estampándola contra el taxi que le esperaba, provocándole heridas muy importantes en la cabeza, por lo que tuvo que ser atendido por una ambilancia y trasladado en ella", afirman desde el Sindicato de Árbitros.

"Desde el momento en que nos vieron, comenzaron a increparnos de una forma continua y reiterada. Preguntamos al coordinador de seguridad de C.D. Mensajero y a la Policía Nacional presente por la idoneidad de abandonar las instalaciones en ese momento con dichas personas, a lo que nos contestaron que no debía haber ningún problema para que saliésemos con seguridad", refleja el acta arbitral.

"Un aficionado me cogió de la mochila que llevaba en la espalda y me tiró una lata de cerveza por encima. Conseguimos llegar, entre empujones continuos, hasta el taxi que nos tenía que llevar al aeropuerto. Cuando íbamos a entrar en él, una persona consiguió llegar hasta la posición del Asistente Nº2, cogiéndole la cabeza y golpeándosela contra el coche, produciéndole un fuerte golpe en la cabeza y un corte en la frente, de los que adjuntamos parte médico.