Vinicius
Vinicius Junior, llorando después de enfrentarse al Paraná con el Flamengo. EFE

El Flamengo venció este domingo en el Maracaná por 2-0 al Paraná y ratificó su liderato con una ventaja de 6 puntos sobre el Atlético Mineiro que ahora escolta a los cariocas tras golear por 5-2 al Fluminense en un partido de infarto durante la undécima jornada del Campeonato Brasileño.

Diego Ribas abrió el marcador a los 21 minutos y la segunda anotación llegó con Felipe Vizeu en el minuto 66, pero el encuentro centró la atención de los seguidores sobre Vinicius Junior, ya que este podría ser su último partido en el Maracaná antes de alzar vuelo hacia el Real Madrid después del Mundial.

Aunque el equipo carioca trabaja para que se quede unos meses más en Brasil, el Real Madrid no parece por la labor.

Algo que al jugador, de solo 17 años, no le acaba de convencer. En rueda de prensa, y después de llorar amargamente sorbe el césped, así lo manifestó. "Noval (director deportivo del Flamengo) está insistiendo mucho en mi continuidad, pero yo no soy el que decide. Está un poco difícil. La esperanza es lo último que se pierde".

La afición del Flamengo también le pidió durante todo el partido que se quedara en el equipo, a lo que el jugador solo tiene "palabras de agradecimiento". "Es un momento difícil porque estoy donde quise. Hoy puede que me esté despidiendo de la mejor afición del mundo. Solo tengo palabras de agradecimiento. No imaginaba ser profesional tan pronto y con 17 años puedo ir a jugar al Real Madrid", añadió.