«Mi etapa del Levante ha concluido», dijo Villarroel, dueño del 75 % de las acciones de la entidad.