La Federación Española de Fútbol (RFEF), cuyo presidente es Ángel María Villar, ha reintegrado los 1,2 millones de euros de dinero público que le fueron concedidos por el Consejo Superior de Deportes (CSD) en 2011 y que en su gran mayoría no fueron destinados a los fines para los que se solicitó la subvención.

Según informa el diario El País, el CSD abrió un expediente de reintegro porque esa financiación no se justificó correctamente.

Ese expediente ha culminado con la devolución de la cantidad más los intereses de demora, unos 300.000 euros. En total la Federación ha reintegrado a las arcas del estado 1,5 millones de euros.

Según la información, el dinero recibido por la Federación estaba repartido en cuatro programas: 462.000 euros para un proyecto de educación deportiva integral en las escuelas de fútbol en Libia y otros países; 254.000 euros para un programa de capacitación para gestores de clubes y federaciones en Iberoamérica; 287.000 euros para programas de tecnificación internacional y 219.000 euros para una escuela de fútbol en Haití.