El atleta Víctor García
El atleta Víctor García y el personal de la empresa de gestión financiera con la que se ha asociado para crear el Club Escuela Gesfíe VG Running. JORGE PARÍS

Ni una medalla de bronce en los Europeos de Helsinki 2012 en los 3.000 m obstáculos asegura el presente en el atletismo español. "En tiempos de crisis hay que buscar salidas". Por esto, explica Víctor García, ha abandonado el Playas de Castellón, uno de los dos clubes más potentes de nuestro país -el otro es el Barça-, y se ha convertido en el primer atleta que ha montado una empresa y, luego, un club, el Gesfíe VG Running para autofinanciar su carrera deportiva, encontrándole patrocinadores y sponsors.

El madrileño tiene una Beca Olímpica Especial de 13.500 €

"Ha sido la única vía para seguir viviendo de esto", comenta el madrileño, quien señala cómo han disminuido las ayudas a los clubes por parte de instituciones públicas y también las becas a los deportistas. "Todo baja y se exigen igualmente resultados, pero las personas que ven por la televisión una carrera, y te critican si no lo haces bien, no se paran a pensar en lo que tenemos que pasar para seguir haciendo atletismo", se queja.

"Los clubes que dependían de la financión pública de ayuntamientos o diputaciones se han visto severamente afectados porque es en lo primero que se ha recortado. Yo, soy un profesional y vivo de esto. Cuando la rebaja de mi sueldo que me proponían era de casi un 50%,  me resultó intolerable y decidí buscar otro camino y generar mis propios ingresos", recuerda Víctor, un atleta sin Beca ADO, pero sí con una Beca Olímpica Especial de 13.600 € al año: "Si tuviera que dedicarme al atletismo y vivir solo con eso...".

El objetivo es
no depender
de ninguna subvención ni fondo público

"2013 ha sido un año duro por las lesiones, que no me han dejado entrenarme mucho, pero sí que me han permitido trabajar duro a nivel empresarial". Víctor García montó VG Running y, poco después, se asoció con Gesfíe, que se dedica a la gestión financiera de empresas. De su unión surgió el nombre del club y la idea principal: "El objetivo es que la financión sea 100% privada para no depender de ninguna subvención ni fondo público. Ya estamos negociando con empresas importantes".

También una Escuela de Atletas Populares

Por ahora, el club, con sede en Rivas Vaciamadrid, lo forman 12 atletas amateurs. "Espero que pronto sean 20 y, en un futuro, si la cosa va bien, me gustaría que estuviera algún otro atleta de gran nivel", dice García.

Pero el club-empresa amplía sus horizontes los martes y jueves en Parque del Retiro de Madrid, donde desarrolla las actividades de la Escuela para corredores populares (escuela@vgrunning.com). "Aquí realizamos entrenamientos en grupo y personalizados", señala Víctor, Licenciado en Ciencias del Deporte y que está realizando un máster en Coaching Deportivo.

"Este proyecto no es solo importante para poder pagar las competiciones, los viajes, las comidas, los hoteles... El Club y la Escuela significan poner las bases de mi futuro para que cuando llegue el día de la retirada no me pregunte: '¿Y de qué vivo yo ahora?' Por lo menos, tendré algo", expresa un ilusionado Víctor García.