La hispano-venezolana, tercera favorita del torneo norteamericano, cedió el duelo cuando tenía todo a favor, con un primer parcial ganado y un 3-0 de ventaja en la segunda manga, y acabó permitiendo la primera victoria de Vickery ante una 'Top 10', en sólo dos horas y 12 minutos de juego.

Todo ello en un encuentro en el que la número 100 del mundo golpeó 26 ganadores, por los 22 de Muguruza, y cometió 30 errores no forzados, por 45 de la española. Así, se citará con la japonesa Naomi Osaka en la siguiente ronda.

La lucha parecía desequilibrada en la pista californiana, y así lo apuntaban que sería los nueve juegos ganados por la bicampeona de 'Grand Slam' de los primeros 11 disputados; con el saque intacto, la española hizo valer dos roturas para adjudicarse sin dificultades la primera manga.

El 3-0 con el que abría el segundo set semejaba que la dinámica se mantenía, pero Vickery reaccionó. Respondió con un 'contrabreak' y equilibró el parcial con un juego en blanco en el octavo. El eterno duodécimo juego decantó la balanza para la jugadora local, que forzó la tercera manga.

La igualada borró del duelo a Muguruza, que tras ganar su primer saque cedió cinco juegos consecutivos para despedirse del torneo estadounidense ante la jugadora de 22 años.

Tras el duelo, Vickery se mostró exultante. "Simplemente traté de luchar contra cada punto y aguantar. El público fue increíble y se puso detrás de mí, y el ambiente realmente me ayudó a pesar de que me sentía un poco cansada físicamente", indicó.

"Creo que con 3-0 obtuvimos algunos puntos realmente largos. De hecho, tuve el 'break' y pensé: 'Corre, entra la pelota y esfuérzate al máximo'. He trabajado muy duro durante muchos años y he estado tan cerca... Esta es la noche más increíble de mi vida y no podría estar más feliz", añadió.