Vicente del Bosque, seleccionador español, esperó ese jueves, en la víspera del debut en el Mundial de Brasil 2014 frente a Holanda, que su equipo esté "a la altura de lo que significa defender el título" y señaló que es una "satisfacción recordar el pasado", pero no quedarse en él. "Llevamos diez días concentrados, prácticamente seis en Brasil y ha sido una convivencia muy buena. Tenemos ganas e ilusión para afrontar la fiesta del fútbol y esperamos estar a la altura de lo que significa defender el título de campeón", dijo el técnico en la sala de prensa del Arena Fonte Nova de Salvador, sede del encuentro. "No creo que seamos una Selección veterana, si madura. No tenemos miedo a nada y si están aquí no es por su pasado", proclamó.

Tenemos ganas e ilusión para afrontar la fiesta del fútbol y esperamos estar a la altura de lo que significa defender el título de campeón

La expectación allí era máxima. Los asientos destinados a los prensa, cerca de 150, estaban ocupados prácticamente todos y medio centenar de cámaras, entre televisión y foto, enfocaban a los protagonistas, con el colorido balón Brazuca, la pelota del Mundial 2014, al frente de ellos, asumiendo relevancia en cada instantánea. Un banderín de la Copa del Mundo de Brasil 2014 y otro de la FIFA completaban el escenario de la conferencia de prensa en el estadio, un recinto con capacidad para 51.900 espectadores y reconstruido hace cuatro años, en 2010. Primero salieron Iker Casillas y Xavi Hernández, los capitanes; después Vicente del Bosque, el entrenador.

"Nosotros y nuestros jugadores están emocionados de jugar un Campeonato del Mundo y jugamos con la experiencia que el año pasado estuvimos aquí por estas fechas. Para todos es una satisfacción recordar el pasado, pero no quedarnos en él y mirar para adelante", anunció el técnico, que respondió a la prensa durante once minutos. Enfrente estará Holanda, como en la final de Sudáfrica 2010, cuando España se proclamó campeona del mundo. "Es cierto que Holanda en cuatro años ha cambiado muchísimo, proporcionalmente 17 a 6 y nosotros al revés, más o menos. Nosotros tenemos una selección estable prácticamente desde el 2010", repasó.

No da el once, cuenta con Alba y no descarta un '9'

"Holanda la comanda ahora un hombre de fútbol de toda la vida (Louis Van Gaal) y que ha sido y es un excelente entrenador. Ha tenido un cambio, pero conserva muchas cosas de la esencia de lo que es el fútbol holandés y principalmente la gente de adelante que ya jugó el Mundial y es muy contrastada", prosiguió Del Bosque. No entiende el seleccionador español que Holanda sea un equipo violento, tras algunas entradas en la final del 11 de julio de 2010 en Johannesburgo. "Hicieron tres o cuatro acciones posiblemente a destiempo, pero no podemos calificar a Holanda por esas cuatro acciones, sino por lo que significa para el fútbol mundial, una selección con escuela, gran tradición y que siempre ha hecho excelentes Mundiales. Vamos a tener enfrente un equipo de fútbol absolutamente deportivo", valoró.

Tenemos relevo. Yo, particularmente, no le tengo miedo al futuro

Del Bosque, por otro lado, destacó que está garantizado el futuro de la selección española. "Tenemos relevo, una selección sub-21 que no hace mucho ha sido campeona de Europa. Yo, particularmente, no le tengo miedo al futuro. Hay un mimetismo de esta generación que puede ser que acabe ahora con los que vienen detrás que nos asegura el relevo", remarcó. También rechazó que pueda haber similitudes en la temporada que ha hecho el Barcelona y lo que pueda hacer España en el Mundial. "La selección es un espacio aparte y es una cuestión del club. Habéis podido comprobar que la hegemonía en Europa del fútbol español ha sido manifiesta, con un campeón de la Liga Europa y dos finalistas de la Liga de Campeones. No hay ninguna relación directa de la temporada del Barcelona y lo que significa ahora mismo el fútbol español", concluyó en el Arena Fonte Nova de Salvador.

El técnico no dio pistas sobre el conjunto titular que saldrá este viernes en el estadio Arena Fonte Nova de Salvador. "Es cierto que no hemos dado la alineación ni la vamos a dar hoy", anunció el técnico durante la conferencia de prensa, en la que añadió: "Jugaremos con los once futbolistas que creamos que sean los mejores para este partido". Las dudas se centran en la punta del ataque. Con '9', con Fernando Torres y Diego Costa como opciones, o con 'falso 9', con Cesc Fábregas como principal posibilidad. "Nos ha ido bien con las dos fórmulas. Tenemos jugadores para desarrollar bien cualquier idea de juego", explicó el técnico, que dispone de Jordi Alba, al que no le afecta el dolor de muelas ni para entrenarse ni para jugar, aunque es "un dolor puñetero" y el "chico lo ha pasado mal", según explicó el seleccionador.