Otra vez LLORENTE
Llorente (dcha.), antes de marcar el primer gol, supera a Lafuente y es perseguido por Lacruz (izq.) (EFE).
El estado de gracia de Joseba Llorente y una primera parte en que el Espanyol parecía más fuera que dentro del encuentro, llevaron al Valladolid a otra victoria, y ya suma ocho jornadas sin perder.

El primer tanto fue madrugador. En la jugada del saque inicial, Llorente aprovechó un servicio de Víctor para marcar. Los catalanes acusaron el golpe y vagaron por el campo hasta que Tamudo, Valdo y Moha empezaron a tirar de los suyos. Sin embargo, con el Espanyol despertándose, Llorente aprovechó un balón suelto en el área para marcar el segundo y el décimo en su cuenta particular (min. 33).

Reacción espanyolista

Con los de José Luis Mendilibar dueños del partido, el Espanyol parecía de nuevo sin vida. Pero, en la segunda parte, los de Ernesto Valverde intentaron rehacerse y un gol de Torrejón (min. 68) «apretó» el resultado y el estado del partido.

El marcador no volvió a moverse, pese a que el Espanyol tuvo una opción de Tamudo y un balón que Marcos sacó bajo palos, mientras que en el equipo local, un posible penalti a Llorente y una clara ocasión de Capdevila en área pequeña pudieron variarlo.

El segundo más rápido de la Liga

El gol logrado ayer por Joseba Llorente frente al Espanyol a los ocho segundos es el segundo más rápido de la historia de la Liga de Primera División, sólo superado por el marcado en la temporada 2000-2001 por Darío Silva en el Málaga (7 segundos), precisamente, frente al equipo pucelano. Llorente marcó a los siete segundos y tres décimas del Valladolid-Espanyol. El jugador marcó también el segundo tanto de su equipo.