Sebastian Vettel
Sebastian Vettel, piloto de Ferrari. Ferrari

Sebastian Vettel ha participado, como los otros 19 pilotos, en la fiesta de presentación de la temporada 2019 de Fórmula 1 en Australia. El alemán, entrevistado por su excompañero Mark Webber, ha dado sus primeras sensaciones de cara a la nueva campaña que arranca este fin de semana y, además, ha hecho público el nombre con el que va a 'hablar' con su Ferrari SF90: Lina (o 'Leena').

Es ya una tradición que se repite desde los tiempos de Vettel en Red Bull. El alemán empezó a ponerle nombres femeninos, algunos con cierto toque picante, a los monoplazas con los que competía y desde entonces ha ido repitiendo esta tradición año a año.

'Pervertida Kylie', 'Hambrienta Heidi', 'Lujuriosa Liz'... Pero también Gina, Margheritha o Eva (el primer Ferrari que pilotoó), nombres más políticamente correctos. Todo empezó como una broma en el Toro Rosso de 2008. El STR03 se nombró como 'Julie' y dado que le dio suerte (ganó el GP de Italia, en Monza), mantuvo esta costumbre que ha repetido.