Accidente de Verstappen y Ricciardo en Azerbaiyán.
Max Verstappen provocó un accidente con su compañero Daniel Ricciardo en el GP de Azerbaiyán. Twitter.com/F1

'Mad Max' lo volvió a hacer. Verstappen provocó el doble abandono de Red Bull en una carrera en la que optaban, incluso, a un doblete en el podio con un poco de tino y suerte, lo que ha levantado muchísima polémica. Tanto en el seno del equipo austriaco como en el paddock de la Fórmula 1, las críticas hacia el estilo agresivo del holandés se han puesto en primera línea de la actualidad.

Lo que hizo en Azerbaiyán es absolutamente castigable. La normativa FIA es clara: los movimientos defensivos de un piloto con el que me precede están absolutamente prohibidos y limitados a un cambio de dirección. Verstappen hizo dos, y Ricciardo no pudo esquivarle. La acción deja poco lucar a dudas de quién es el culpable.

Ya van muchas de Verstappen, y ha pasado de ser considerado el nuevo Ayrton Senna a ser objeto de broma y burla de los aficionados. Su innegable talento se va por el desagüe por errores absurdos, que al equipo ya le han costado muy caros y que está empezando a hacer perder la paciencia al equipo. En Australia perdió los papeles y tuvo un trompo que le mandó lejos del podio. En Bahréin, abandonó por un golpe sobre Lewis Hamilton, que le acabó llamando "gilipollas". China se cerró con un golpe sobre Sebastian Vettel, con lo que destrozó una victoria que tenía en su mano el alemán.

En la cuarta carrera del año, la de Azerbaiyán, Verstappen ya avisaba desde los libres: golpe contra el muro por impaciente. Lo ocurrido en la carrera de Bakú ya pasa de castaño oscuro. Y le han llamado al orden... otra vez. Christian Horner, jefe de la escudería Red Bull, intentó poner calma. Oficialmente dijo que ambos tienen la culpa, el holandés por los cambios de dirección y Daniel Ricciardo por atacar sin pensar en las consecuencias. Otra cosa es cómo lo gestionen de puertas hacia adentro.

El buen talante con el que afrontaron el incidente el equipo, especialmente un Ricciardo que admitió también parte de culpa, hizo que los comisarios lo solventaran con una reprimenda para cada piloto y ya.

Sea como fuere, Verstappen ha pasado de ser idolatrado de manera unánime, a ser considerado uno de los pilotos más agresivos de la parrilla. Como le pasó a Marc Márquez en MotoGP, el holandés está viendo cómo le cortan las alas, tanto su equipo, como la afición. Por eso han creado una página web en la que ya se toman con cierto humor sus incidentes: crashtappen.com. La sencilla web, heredada de la que contaba los golpes de Pastor Maldonado, está encabezada con la sencilla pregunta: "¿Se ha estrellado Max ya?", un contador con el tiempo que ha pasado desde su último accidente y un vídeo de este. Seguro que en los próximos Grandes Premios esta es una web muy visitada.