Venganza de Azofra
Nikolic trata de frenar la entrada a canasta de Rancik.(Chema Moya/Efe)
Lagun aro 78 Estudiantes 67

La Casilla: 5.000 espectadores.

Bilbao: (13+18+29+18) Salgado (14), Montañez (6), Recker (19), Rancik (22) y Weis (10); Azofra (–), Koljevic (3), Savovic (2) y Banic (2).

Estudiantes: (11+18+22+16) Gonzalo Martínez (2), Garnett (10), Jasen (11), Nikolic (7) y McDonald (12); Sergio Sánchez (10), Mendiburu (2), Suárez (–), Iturbe (9) y Torres (4).

Árbitros: Requena, Sacristán y García Ortiz. Sin exclusiones.

Aparentemente, Estudiantes no tendría que haber sufrido mucho ayer ante un Bilbao que ocupaba la zona baja de la tabla. Sin embargo, los de Txus Vidorreta se esforzaron al máximo para ganar.

Con la ayuda del eslovaco Martín Rancik, jugador franquicia del Bilbao, y de Nacho Azofra, que se enfrentaba a su equipo de toda la vida y dio seis asistencias, los locales ofrecieron una imagen muy distinta a la de sus últimos encuentros y con esta victoria a costa de los de Pedro Martínez suben a la zona media de la tabla.

Si en la primera parte del duelo hubo pocas canastas y Estudiantes fue casi todo el tiempo por detrás (salvo los empates a 26 y 29 antes del descanso), los colegiales salieron en el tercer cuarto con la intención de solventar esa situación. En ese periodo consiguieron su primera y única ventaja (33-34), gracias a una buena racha de Garnett, pero duró poco la alegría y el Bilbao no quiso ni dar la oportunidad a su rival, así que Recker encadenó un parcial 18-5 que sentenció el choque. Estudiantes se recompuso y se acercó peligrosamente, pero todo quedó en un espejismo.

Joan Plaza, el técnico perfecto

El partido de esta jornada ACB con mayúsculas se jugó el sábado en Madrid. El líder invicto recibía a su rival de siempre, un Barcelona que no arranca bajo la batuta de Ivanovic. Y el estado de forma de ambos equipos se terminó confirmando, pues el Real Madrid derrotó con claridad a su rival (90-73). Las rotaciones del técnico Joan Plaza volvieron a resultar claves en el triunfo número diez del equipo madridista, que sigue sin perder en la ACB