Unai Basurko
El navegante vasco Unai Basurko, con peto rojo, a su llegada a su llegada al puerto deportivo de Getxo (Vizcaya) (EFE). EFE

El navegante vasco Unai Basurko, a bordo del 'Pakea', ha ocupado la tercera posición en la clasificación final de la Regata Velux-5 Océanos, la vuelta al mundo en solitario con escalas, que ha finalizado en Getxo (Vizcaya).

Basurko (Portugalete, 1973), que cruzó a las 10.03 horas del sábado la línea de meta de la tercera y última etapa en medio de una espectacular tormenta, ha necesitado 17 días, 16 horas y 43 minutos para completar las 3.200 millas de travesía transatlántica entre Norfolk (Estados Unidos) y el puerto vizcaíno.

En total, el tiempo empleado por el patrón del 'Pakea' para circunnavegar el planeta ha sido de 158 días, 18 horas y 25 minutos.

Segundo español en completar una vuelta al mundo

Tras culminar esta gesta, el portugalujo se ha convertido en el segundo marino español en completar una vuelta al mundo en solitario, después del también vizcaíno José Luis de Ugarte, y el primero en finalizar en puesto de podio una regata oceánica.

En total, el tiempo empleado por el patrón del 'Pakea' para circunnavegar el planeta ha sido de 158 días, 18 horas y 25 minutos

Una fortísima tormenta de lluvia, granizo y viento, con rachas de casi 30 nudos, recibió a Basurko en el momento de culminar su hazaña a la entrada de El Abra de Getxo, donde le esperaban decenas de embarcaciones de recreo que le escoltaron en sus últimas millas de navegación.

Allí, familiares y autoridades locales dieron la bienvenida a Basurko, que poco después vivió uno de los momentos más emocionantes del día al reencontrarse con sus compañeros y rivales en esta vuelta al mundo: Bernard Stamm, Kojiro Shiraishi y Robin Knox-Johnston.

Los cuatro, con lágrimas en los ojos, se fundieron en un abrazo en medio de la fuerte ovación de los cerca de mil aficionados que acudieron al paseo del puerto para homenajear a estos héroes solitarios de la navegación.

Tras descorchar la protocolaria botella de cava, Basurko se dirigió al público desde el podio para expresar su "felicidad" por volver a casa después de más de seis meses de singladura.

El marino, emocionado

"Me emociono muchísimo porque salí de casa en el 'Pakea' y vuelvo en el 'Pakea' después de dar la vuelta al mundo. Que haya habido tanta gente esperándome, con el mal tiempo que ha hecho, tiene un valor doble. Sólo te puedes emocionar, sobran las palabras. Hay que emocionarse y compartir ese momento con la gente", explicó.

Me emociono muchísimo porque salí de casa en el 'Pakea' y vuelvo en el 'Pakea' después de dar la vuelta al mundo (Unai Basurko)

El marino, por otro lado, aseguró que vuelve a casa "más ilusionado" pero "igual de cabezota" que cuando partió el pasado 22 de octubre y a la hora de señalar el peor momento de la travesía no dudó en acordarse de la feroz tormenta que se le azotó en Finisterre a los pocos días de zarpar de Getxo.

"Pero no quiero que la gente piense que somos 'masocas'. Lo que pasa es que un momento bueno compensa tres o cuatro malos. Bueno es cualquier día después de un temporal cuando empieza a salir el sol, sacas la ropa a secar, comes caliente y ves que la ola se para. Y luego la llegada es increíble. Todas las tensiones de estos últimos meses se van cuando oyes el cañonazo", explicó.

Por último, el vizcaíno adelantó su intención de celebrar la proeza "hoy, mañana y un mes si es necesario" antes de empezar a estudiar próximos proyectos con los patrocinadores y su grupo de colaboradores y para tratar de "dar continuidad" a esta vuelta al mundo.

"Tanto esfuerzo no puede dejarse en el olvido".