Varios corredores del 'Athletica Vaticana'
El 'Athletica Vaticana' ya forma parte de la Federación Italiana de Atletismo y aspira a competir en eventos internacionales. EFE

El Vaticano ha presentado su primera asociación deportiva, denominada Athletica Vaticana. Se trata de un equipo de atletismo formado por monjas, sacerdotes, integrantes de la Guardia Suiza y otros empleados de la Santa Sede, que nace gracias al acuerdo alcanzado entre el Vaticano y el Comité Olímpico Italiano (CONI) y tiene el objetivo de demostrar que el deporte es una herramienta para la integración y la solidaridad.

Bajo el lema de “divertirse y correr”, 60 corredores se unen para crear esta asociación, que ya forma parte de la Federación Italiana de Atletismo y podrá tomar parte en las competiciones de Italia y Europa. También podría participar en los Juegos de los Pequeños Estados, diseñados para naciones de menos de 1 milón de habitantes, o en los Juegos Mediterráneos.

El equipo, que se ha presentado oficialmente uniformado de azul marino con las llaves cruzadas de la Santa Sede como escudo, cuenta con dos jóvenes refugiados como socios honorarios, que no trabajan en el Vaticano pero se entrenan con sus corredores.

El Athletica VaticanaVatican Athletics disputará su primera competición el 20 de enero en La Corsa di Miguel, una carrera de 10 kilómetros que se desarrollará por las calles de Roma. El presidente del equipo y responsable del área deportiva dentro del ministerio de cultura del Vaticano, Melchor José Sánchez de Toca y Alameda, ha destacado que “el de ver la bandera de la Santa Sede entre las que aparecen en la ceremonia de inauguración de los Juegos Olímpicos es un sueño que hemos tenido muchas veces”.

Además del acuerdo firmado con el CONI se ha incluido un principio de acuerdo con la Federación Italiana de Deportes Paralímpicos y Experimentales con el objetivo de lanzar pronto un proyecto similar. El presidente del Consejo Pontificio para la Cultura, el cardenal Gianfranco Ravasi, ha destacado la relación entre el deporte, la solidaridad y la fe y su importancia para la competición y la vida.